Challenge Barcelona-Mareseme 2013

El sábado por la mañana recogía dorsales y asistía al breafing sin incidencias. Por la tarde temprano llevaba la bici a boxes y las bolsas para la transición, tuve toda la tarde libre para relajarme.
Esa tarde fue un no parar de emociones, nervios por lo desconocido, ilusión de correr un IronMan, tranquilidad por haber entrenado bien y un poco de miedo, creo que para un psiquiatra sería un trastorno bipolar transitorio.

Domingo.
6:15 sonaba el despertador.
6:30 bajaba a desayunar.
7:00 volvía a la habitación a relajarme.
7:45 empecé a ponerme el traje de gala para la ocasión, neopreno incluído.
8:00 acompañado de mi mujer nos dirigimos a la zona de salida.

Los instantes previos a comenzar era un manojo de nervios, ya no había vuelta atrás y tenía 12h por delante.

En distancia olímpica suelo salir en primera fila porque prefiero que me tengan que pasar a ir buscando hueco para pasar yo. En esta ocasión, entré al agua caminado con intención de dejar todo el pelotón delante mío.
El problema de nadar detrás del pelotón es que van como ovejas, y si los primeros se desvían todos van detrás. Entre la primera y segunda boya de girar, había una de referencia a la que llegué y giré, cuando me di cuenta que iba perpendicular a todos los nadadores corregí, llevaría poco más de 500m y ya estaba buscando atajos.
La corriente entraba de lado y un poco de frente, el pelotón iba haciendo eses. A ratos nadaba solo, y por el hecho de que me iban pasando nadadores más rápidos de olas posteriores a la mía, estaba tranquilo de llevar el camino más recto.
El tramo del agua fue tranquilo y sin contratiempos.

Tiempo oficial 1h25’24”, dentro de mi previsión.

La primera transición me la tomé con calma. Me sequé bien los pies, un poco el pecho para no pasar frío en la bici, me puse calcetines, pulsómetro y guantes.
Como el día había amanecido bastante despejado y lucía el sol, no cogí ni chubasquero ni paraviento.
En total estuve 8’46” en la transición.

El circuito de bici eran 3 vueltas, 2 de ellas de 72 km y una 3ª de 30km, más el enlace para entrar y salir de Calella que sumaban los 180km que tenía por delante. Nunca antes había hecho tanta distancia y pocas veces he superado la mitad.
No notaba ninguna fatiga de la natación, me sentía con mucha energía para afrontar el circuito de bici. La primera vuelta la pasé a un ritmo medio cercano a 34 kmh, por encima de mi previsión. Pasada la primera vuelta miré el crono, solo 80 km y empezaba a notar una ligera fatiga de piernas, así que me convencía para bajar el ritmo y dosificar, mi objetivo era acabar.

En la segunda vuelta entraba algo de viento racheado, que no molestaba en exceso al avance y ayudaba a soportar el sol que empezaba a calentar.
A unos 25km de acabar la segunda vuelta, se nubló un poco y empezaron a caer cuatro gotas. En ese momento me alegré y recordé mis palabras de los días previos “prefiero lluvia a sol de verano”, ojo con lo que deseas que se puede cumplir. Las cuatro gotas pasaron a lluvia soportable, luego se sumó el viento, ya se hacía más incómodo y al final se transformó en una tempestad en toda regla. La lluvia debió durar una hora y la tempestad treinta o cuarenta minutos. Por momentos pasé frío y lo único que pude hacer fue aumentar un poco el ritmo a ver si subía la temperatura corporal para compensar. Recuerdo como en plena lluvia al pasar otro corredor, nos miramos y le dije “a quién se le ocurre meterse en esto” a lo que me contesto sonriendo “estamos todos locos”, totalmente de acuerdo. Hay que estar un poco loco para apuntarse a un IronMan por hobby.
Al final del recorrido ya no llovía, pero llegué a la transición calado de frio.
Tiempo oficial 5h49’17”, algo mejor de lo previsto.

La segunda transición también me tomé mi tiempo.
Traté de secarme el cuerpo el máximo posible, me saqué los calcetines para secarme los pies, aunque luego me volvía a poner los mismos calcetines con zapatillas secas. Me puse gel frio en la musculatura de las piernas para ayudar a recuperar las 6h de bici.
Aprovecho para agradecer al chico de la organización que me facilitó la transición ayudándome a sacar y meter material en las bolsas.
En total 7’42”

Por delante un recorrido de 4 vueltas para completar los 42km de una maratón.
Salí a correr con el frio aun en el cuerpo y el gel de las piernas no ayudó, me tiritó la mandíbula casi todo el primer kilómetro hasta que entré en calor.

El ritmo de carrera inicial era muy bueno, de 5’15” y 5’30” los dos primeros kilómetros, pero entonces me comenzó a molestar el gemelo izquierdo. Sabía que tenía que aflojar el ritmo para evitar que la sobrecarga fuera a más, pero tenía ganas de correr y me costó varios kilómetros aflojar. Para entonces la sobrecarga había ido a más y la molestia ya era hasta la inserción del gemelo detrás de la rodilla. 30 km por delante dosificando el ritmo para que no fuera a más.
Por suerte gran parte del recorrido era por tierra dura, que es mucho más llevadero que correr por asfalto y cemento. En la segunda vuelta comencé a caminar trocitos cortos, cuando el recorrido era por tramo de asfalto y cemento y al pasar por los avituallamientos, para darle un respiro a mis piernas.

Al iniciar la última vuelta le dije a mi mujer que seguramente la haría toda caminando porque ya no podía más. Al pasar caminando el primer avituallamiento de la última vuelta, me fijé en el ritmo y marcaba 10 minKm, más de 1h30 para completar la última vuelta. Eso se me iba a hacer eterno, así que empecé a trotar al ritmo que fuera, solo quería acabar, me daba igual el tiempo, quería pasar meta, abrazar a mi mujer y darme una ducha. Las ganas de acabar hicieron que la última vuelta fuera más rápida que la segunda y tercera.
Tiempo oficial 4h49’05”, algo por encima de lo previsto.


En total 12h20’14”

Realmente el tiempo final era lo que menos me preocupaba, mi ilusión era acabar.

Mirando la clasificación, el último acabó en 15h45’, me parece muy meritorio acabarla en tanto tiempo, durante tantas horas tiene que haber momentos de pensar en abandonar y mantenerte fijo en el objetivo se merece todo mi respeto.

Share

Un pensamiento en “Challenge Barcelona-Mareseme 2013

  1. q emocionantes tus palabras,realmente una locura,felicitaciones,estamos locos,me intereso esta pag por un primo q va correr el IM 2014.

Deja un comentario