Cómo se plantea Victor su debut en una Half

Mi asalto al reto de realizar mi Primera Half o Triatlón de Media Distancia viene dado por mi interés en progresar en las diferentes categorías del Triatlón hasta finalizar algún día en la Larga Distancia, conocida popularmente como Ironman. En Septiembre de 2012 debuté en distancia supersprint, en 2013 ya abordé tanto distancia Sprint como Olímpica, y la Challenge Half Barcelona de Mayo de 2014 supone el penúltimo paso.

Sin embargo, la Media y Larga Distancia, son categorías de ultrafondo, y como decía uno de los grandes campeones de esta categoría, Marcel Zamora, no es lo mismo los 100 metros que la maratón. Hasta el momento, las categorías iniciales las he podido ir superando con más motivación que preparación, un entrenamiento no demasiado exigente (2-3 días a la semana) y con mucha confianza en que con una preparación física media podía cumplir sin problemas con las distancias. Pero el reto que se me plantea delante es totalmente diferente, supone un cambio de perspectiva en cuanto a la inversión en esfuerzo, tiempo, sacrificios, y resistencia mental.

Para mí el éxito en el reto dependerá de mi preparación en dos factores: físico y mental, sin la preparación del uno será imposible tener a punto el otro. Así que mi primer paso ha sido buscar un plan diario de trabajo, asequible al principio y exigente al final, con la intención de no hundirme desde un inicio si no alcanzo los objetivos marcados. Después de ver muchos planes, unos más realistas que otros, unos más técnicos que otros, algunos indescifrables, decidí apostar por un plan de entrenamiento que marca cargas equilibradas de las tres disciplinas con un día de descanso semanal. Un plan día a día de 26 semanas que me llevará al 18/05/2014 a lograr lo que hace un año consideraba un reto exclusivo para atletas semi-profesionales.

Pero si la preparación física es importante, el factor mental considero que es el decisivo en este tipo de competiciones. Si voy justo de físico pero fuerte psicológicamente, seguro que lograré mi ansiado finisher. Pero si mentalmente te vienes abajo, la preparación física no habrá servido de nada. Y bajo mi punto de vista, el gran error de los atletas principiantes como yo, es que frente a un reto lo primero que haces es lanzarte a correr y a entrenar, sobresaturado de información y planes de entreno. Pero pocos preparamos el factor psicológico de enfrentarse a un reto, la inversión de esfuerzo y tiempo, la lucha contra tus puntos fuertes y débiles, el sueño frente a la obligación…

Y aquí es donde comienzo a trabajar con Enric y Retocoaching, en un plan de sesiones mensuales dirigidas a preparar la mente para la dureza del ejercicio. Mi objetivo con este trabajo de coaching será entrenar los 5 componentes ligados a la fortaleza mental: autodeterminación, concentración, control, autoconfianza y resiliencia. En estos momentos puedo opinar cuáles tengo más desarrollados y cuáles menos, pero una vez finalizado el proyecto con Retocoaching espero poder confirmar mi evolución en los 5 factores.

Share

Deja un comentario