Crónica ascenso al Puigmal dando la vuelta a la Olla de Nuria

Para el sábado 30 de junio, habíamos planificado una excursión de montaña para fortalecer las piernas.

La planificación inicial era, llegar a Queralbs subir con el cremallera a la Vall de Nuira, dar toda la vuelta a las montañas con ascenso al Puigmal y volver a Nuria para bajar a Queralbs. Una ruta de 29 km, con 1900mD+ i 2600mD-. 
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1905617
También llevábamos cargada en el gps otra ruta, una vuelta a los picos de Nuria un poco más corta con inicio y fin en Nuria, 26 Km con 2000mD+ a la que añadiriamos la bajada a Queralbs de unos 7km y 800mD-.
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1718296 

Por suerte durante la planificación las tres opiniones (Adam, Nacho y yo) tenian un buen equilibrio de fuerzas y ganas. Se dice el pecado y no el pecador, una de las partes tiene una adicción rara al wikiloc y no tiene freno en buscar una ruta más dura. Suerte que no le hacemos todo el caso, ni le damos alas, si no hubieramos corrido la ultratrail de 92km que empezaba en Nuria.

4:30 sonaba el despertador.
A esa hora solo fui capaz de comer un poco de sandia y un café, mi cuerpo estaba en “servicios mínimos”.
Llené la mochila con lo que tenía en la nevera y el congelador e hice un repaso.
1,5 L de agua, ½ L bebida energética, ½ L bebida recuperación, 2 manzanas, 2 platanos , 2 barritas, 1 gel de emergencia y 1 bocadillo. Gorra, gafas de sol, braga fina, chaqueta windstopper, pañuelos y el GPS.
5:20 salíamos en coche destino a Queralbs, Adam, Nacho y yo. 

A las 7:00 llegábamos a Queralbs, el cremallera salía a las 7:45.
A alguno se le ocurrió: “para esperar  45 min subimos caminando”, es lo que se conoce en el refranero español como “ideas de bombero”.
Alguna pista daba el cartelito que marcaba Nuria 2h45. El único que cogió pulsómetro, para asegurase que no moría durante la ruta, fue Nacho, durante esta primera subida las pulsaciones rondaron los 160pm. 2h,  7km i  800mD+ después estábamos en Nuria, un extra no contemplado que luego lo recordarí
amos.
 
Al llegar a Nuria con el lago entre nosotros y el santuario, en esta situación el Puigmal queda a la izquierda. La ruta empezaba por el pico más a la derecha, lo que me hizo sospechar un largo camino, vamos “que si hay colillas, han fumado”.

El primer ascenso fue rápido, recortando camino para no hacer tantas eses, llegamos al “Pic del Aliga” a 2400m. Sin parar lo rodeamos y seguimos. A partir de aquí se dejo notar el viento, nos pusimos la chaqueta y en algunos momentos nos obligaba a llevar la mano en la gorra para no perderla. Paramos 10 min a comer el bocadillo y seguimos hasta llegar al lado del “Pic de Noucreus” , del que no hicimos cima. 

En este punto vino la primera bajada fuerte,  500m y 150mD-, en esta no pudimos evitar dejar correr las piernas. Primero yo, luego Adam y luego Nacho que conservó algo de fuerzas. Una bajada muy divertida, algún adelantamiento ajustado a un grupo de excursionistas, que lo hizo más técnico aún.
Lo más divertido fue una pareja joven que adelantamos, que al pasar corriendo a su lado, el chico se pico e hizo bajar a su pareja más rápido, ella aún se acuerda de nosotros.

La bajada hubiera estado mejor si detrás no viniera una subida con más desnivel, 200mD+ en 600m. Pagamos el derroche de energía de la bajada, se nos atragantó un poco el ascenso al “Pic de Noufonts” y no estábamos ni a la mitad de recorrido previsto.
Arriba nos encontramos a la versión montañesa de Carlos Arguiñano, un vasco muy simpático con el que estuvimos charlando un rato de zapatillas, recorrido y experiencia, la nuestra muy básica, el parecía curtido en montaña.
Recuperamos aire suficiente para bajar corriendo de nuevo, olvidando que lo pagaríamos en la siguiente subida. Para ser más exactos lo olvidamos Adam y yo, que parecíamos niños con zapatillas nuevas, Nacho fue más sensato y la bajo rápido sin correr.
Mientras esperábamos a Nachoun excursionista nos pregunto si íbamos hasta el Puigmal, al responder que sí se le quedó cara de interrogante, entre “no me lo creo “ y “es la primera vez que lo hacen”, que razón tenía. Los habíamos adelantado en la bajada y no los volvimos a ver, a pesar que ellos no corrían en ningún momento, eso nos demostró la importancia de la constancia.
El paisaje es precioso, todo el recorrido es siguiendo las crestas de las cimas que coincide con la frontera Francia/España. No es especialmente técnico y lo puede hacer cualquiera que tenga la capacidad física para aguantar los kilómetros y desnivel. 
En pleno mes de julio había clapas de hielo que todavía aguantaban y que vinieron muy bien para refrescar las piernas en algún momento. 
Tan arriba, viendo pueblecitos a lo lejos que son puntitos, te das cuenta de lo insignificantes que somos y de la de cosas que nos da la tierra para poder disfrutar. De lo sencillo que es todo y lo que nos llegamos a complicar.
El aire, que a una altura de más de 2500m es más pobre que a ras de mar, era infinitamente más puro de lo que se puede respirar en Barcelona.
A veces olvidamos cosas que son importantes para nosotros y a mí la naturaleza me lo recuerda.
 
Pasada la mitad del recorrido previsto, la pregunta mirando al horizonte de picos, de “¿cuál es el Puigmal?” sonaba más a “¿papa cuanto queda?”.
El cansancio se dejaba notar en las piernas y en la mente, la 
conversación se limitaba a un par de frases cuando parábamos a coger aire y seguir. Las horas pasaban y los Kilómetros no.

Ya veíamos el Puigmal, estábamos a 2750m de altura con lo que solo quedaban 150m de ascenso, pero tenía trampa. 
Desde donde estábamos teníamos que subir al “Pic de Finestrelles”, bajar, subir al “Pic de Segre”, volver a bajar, para poder al Puigmal 5km y 500mD+.
El cansacio se notaba hasta el punto que caminaba por inercia sin pensar en nada más que en seguir el camino. Iba delante marcando el camino, solo prestaba atención a montoncitos de piedras o raya amarilla que marcara el camino. En un momento Adam me habló, volví a la tierra y perdí el camino, mi cerebro ya no tenía capacidad para hacer dos cosas a la vez. Adam pasó delante y yo solo pensaba en seguir sus zapatillas rojas, derecha, izquierda.
Al llegar al Puigmal había más gente que en Nuria, la verdad es que si ponen un bar lo amortizan, yo hubiera pagado bastante por una cervecita y unas olivas. Adam y yo aun éramoscapaces de fingir en la foto, Nacho es el que salió más natural.


Desde aquí solo quedaba bajar, hasta Fontalba 4km 900mD- y desde allí una pista que bajaba a Queralps.
La bajada fue corriendo, incluída una esquiada por mi parte en un trozo con suficiente piedra suelta. Yo necesitaba correr por fuera del camino para pisar en algo más blando que la piedra, mis cuádriceps no podían más, cada apoyo me recordaba la sobrecarga que llevaban y que el domingo me lo recordarían (el lunes y el martes también me lo han recordado y ya veremos mañana).

Llegamos a Fontalba y no teníamos el track en el GPS para bajar hasta Queralps. Por mi parte quería bajar campo a través, la pista era una serpiente de 11km para bajar 800mD-. Adam y Nacho no veían nada claro lo de bajar recto, veían  la posibilidad de encontrar  algún cortado que no pudiéramos superar. Adam ante tal situación decidió asaltar al primer coche que pasó, que por suerte iba solo, puso cara de cordero degollado y pidió si nos podía bajar a Queralbs.
Una vez en casa vi que había un sendero que nos permitía bajar esos 800mD- en poco más de 4km con lo que no habría sido más de 1h.

La aventura no se acabó ahí, a las 5 de la tarde queríamos un sitio donde comer.
No fue fácil, pero lo encontramos y nos pusimos las botas, incluido café y helado.
Llegamos a casa las 9 de la noche 16 horas después, que para un alpinista será más normal, para unos runners aficionados como nosotroha sido toda una experiencia excepcional.

Al final 29km 2850mD+ y 2000mD- en 9h30, de las que el gps revela que 2h30 estuvimos parados, vamos que el año que viene hacemos el recorrido completo Queralbs-Queralbs en 7h.
http://connect.garmin.com/page/activity/activity.faces?activityId=195135844&actionMethod=page%2Factivity%2Factivity.xhtml%3AuserSwitcher.switchSystem&cid=2447250 

PD: El pecador, del que no diré el nombre, nos llena el correo de rutas para el pedraforca, el aneto, de la pica d’estats aun no ha enviado, pero no le faltará mucho. La montaña y el esfuerzo para superarse tiene esos efectos adictivos. Un gran día con una compañía más grande aun.

Mas fotos:
http://www.facebook.com/media/set/?set=a.4146525749526.2170248.1475257139&type=1

Share

Deja un comentario