Crónica Barcelona Wild Wolf Triathlon

Wild Wolf Triathlon by Polar Barcelona.
22/07/2012 

Esta triatlón la había preparado con mucha ilusión, con el objetivo de hacer un buen tiempo en distancia sprint.
El entrenamiento había sido bueno y me sentía satisfecho, sin la sensación de poder haberlo hecho mejor o de haber dejado algo sin hacer.

El sábado por la mañana fui a recoger el dorsal con unos cuantos amigos.
Se nota la crisis hasta en las competiciones, en ésta, con dos patrocinadores como Wild Wolf y Polar, en la bolsa del corredor sólo venia una camiseta y mucha propaganda.
Por la tarde hice un entreno suave para estar con el punto de forma para el domingo.
A la cama bien temprano, porque el despertador sonaría a las 5:50, me costó dormirme por la hora pero estaba tranquilo.
Intenté visualizar la carrera para así estar más relajado, tener claro el punto de la 2a vuelta en bici y las transiciones, tampoco conocía mucho más del recorrido.

A las 5:50h sonó el despertador y me levanté como un tiro. Tostadas con queso fresco y mermelada y un bol de cereales que no me acabé. Comí solo lo que me pedía el cuerpo, que luego en el agua me hundo por exceso de peso.
Salimos de casa (mi mujer, de impagable compañía y yo) a la hora prevista, no encontré mucha cola para entrar a boxes y pude dejar las cosas tranquilamente.
Realmente estaba calmado, más que en cualquier otra triatlón y eso es producto de sentirme seguro del entrenamiento hecho.

Esta vez calenté en condiciones antes de empezar, para poder afrontar la natación con mayor rendimiento. Otras veces el calentamiento forma parte de la natación y acababa saliendo de la mitad para atrás del pelotón.
Salí desde la primer fila, demostrándole al agua que no le tenía miedo.
Dieron la salida y corriendo al mar. Hasta que el agua no me llegó a la cintura no empecé a nadar, avanzaba lo mismo que los que ya estaban nadando.
El recorrido tenía una sola boya donde se giraba 90° y te dirigías hacia la salida. Por este motivo no me obsesioné en pasar tocando la boya y la giré un poco más abierto para ahorrarme un poco de pelotón.
Nadé bastante cómodo, solo hubo un par de participantes que iban haciendo ese y los dejaba pasar para no darnos ningún golpe.
Esta vez no se me fue la cabeza a pensamientos negativos, lo estaba disfrutando, conseguí relajarme e incluso nadar respirando cada cuatro brazadas.
Se me hizo muy larga la parte de natación y el tiempo me confirmó mi sensación. A pesar de salir con el primer pelotón de mi ola, el tiempo fué de 25:11.
Comparando los tiempos de los participantes profesionales, que hicieron un 50% más de lo habitual, confirma mi sensación: o había más metros o corriente en contra.

De nuevo hice récord en la 1ª transición… ¡récord de largo! 4:03. Vamos, que me paré a tomar una cerveza y unas olivas.
A mi favor diré, que como me pongo calcetines compresivos para que no se me suban los gemelos en la carrera a pie, tardo algo más y tengo que quitarme y ponerme el chip para poder ponérmelos.

Salí en bici disparado, desde el primer momento buscando compañeros para darnos relevos y coger un buen ritmo.
No tardé mucho en coger un grupito que iba fuerte. Primero, me quedé a cola a respirar un poco y beber. En cuanto noté que bajaban el ritmo, pasé delante y me puse a tirar, con tantas ganas que tuve que aflojar para no dejarlos atrás.
En un tramo de subida llegaba un grupo por detrás gritando: “¡por la izquierda, vienen los del tour!”. Como no, me pegué detrás de ellos, y dos más del grupito en el que estaba. La lástima fue que este grupo estaba ya en su 2a vuelta y al inicio de nuestra 2a vuelta, nos quedamos sólo 3 rodando fuerte.
Parecía que cada uno iba por libre, entonces pasé a Edu (leí su nombre en el dorsal) y le animé a que me siguiera. En un momento que me estaba dando el relevo, otro participante se puso a su rueda, quitándome la posición. Sin movimiento brusco ni contacto, aparté al corredor para dejarle claro que venía yo a rueda. Cuando ya le había apartado, le miro y: “¡Ostras Ivan! ¿Cómo estás?¿Empezando la primera vuelta?, ponte a rueda que te llevamos”. Ivan, que a pesar de llevar la bici de Chanquete (confirmando mi máxima que es 90% piernas y como mucho un 10% bici), no se conformó con ir a rueda y también dio relevos. He de reconocer que tenía miedo de que en cualquier momento saltara alguna pieza, que ruidos más raros hacía su bici y no os cuento cuando frenaba.
Nos volvimos a quedar los 3 que ya estábamos juntos desde la 1a vuelta, Edu, Sergio y yo. Llegamos juntos hasta la última recta, donde yo me solté porque no quería gastar todas las fuerzas y que me faltaran en la carrera a pie.
Así como en el recorrido de natación había algo de más, en la bici había solo 16.8km.

La 2a transición si fue normal, 2:19.
Sin más historia que dejar la bici y cambiar las zapatillas.

La carrera a pie fue mi espina en la Triatló de Manresa, donde después de un buen sector de bici me faltaron fuerzas para correr.
Aquí desde el primer momento me puse a correr por debajo de los 5′, a 4:45 iba controlando el reloj. Entonces me pasó un participante que iba a ese ritmo. Me quedé detrás y le dejé que marcara el ritmo. Durante más de 3km mi única preocupación era la cadencia de las zapatillas amarillas que llevaba delante, no pensé en nada más.
Al llegar al km 4, cambié el ritmo y le pasé, pero esta vez el cambio no pudo ser a ritmo de 4:00, no me quedaban tantas fuerzas. Así que me dije “vale, aprieto de verdad en los últimos 500m” y cuando quedaba 500m “hace un poco de subida y tal vez no sea el mejor sitio, a los 300m”. Al final hasta que no entré en la zona vallada de entrada a meta, los últimos 200m, no sprinté.

En esta triatlón si acabé con la sensación de haberme exprimido, satisfecho con la espina  del sector de la natación que me privó de bajar de 1h20′.

Mi carrera registrada con el Garmin.
http://connect.garmin.com/activity/201862431

 

Share

5 pensamientos en “Crónica Barcelona Wild Wolf Triathlon

  1. Perfecto! Buen relato crack!

    Cuando intenté seguirte solo pretendía imitar a los triatletas de verdad!
    Nos vemos en la olímpica de Gavá :)

    Un saludo Enric,
    Ivan

  2. Pingback: Resumen 1ª temporada (parte 2/3). Valoración de las competiciones. | Reto Coaching

Deja un comentario