Crónica media maratón de Barcelona

Crónica de mi primera media maratón.
Ha sido esta mañana, 26 de febrero, en Barcelona.

Esta media maratón era el primer gran reto del año, que se ha visto empañada por no llegar en buena forma.
Una sobrecarga/lesión me ha tenido sin poder entrenar en condiciones en las últimas 3 semanas. Jueves 23: no pude correr más de 3km sin dolor en la rodilla, con lo que mis esperanzas de acabar la media no eran muy grandes.
Ya tenía asumido que tal vez no la acabaría, así que el reto de acabarla en 1:45 no era realista. Me planteé acabarla en 2h, con un ritmo más suave podría ser que no me doliera la rodilla y poder acabar.

Sábado 25: por la mañana fuimos a recoger el dorsal y hacer el vermut para comentar la carrera.
Hay que decir que la organización no se lo curró mucho con el pack del corredor. El dorsal con 3 imperdibles y una camiseta del decathlon, nada más.

Domingo 26: día de la carrera.
Despertador a las 7:00.
Desayuno: cereales con leche, un plátano y café solo para estar bien despierto.
Unos pocos estiramientos en casa para tener las piernas a punto y listo para dirigirme hacia la salida, bien acompañada por mi mochilera imprescindible en todas las carreras, mi mujer.

Mi calentamiento fueron los 15 minutos caminando hasta llegar a Arc de Triomf, punto de salida. No quería desgastarme calentando, puesto que no tenía claro que la rodilla me respetara hasta el final. Mi calentamiento serían los primeros kilómetros.
Seguí mi rutina de cada carrera, 30 minutos antes, un redbull y una barrita de glucosa.

A las 8:20 ya nos habíamos encontrado todos. Andoni, Adam, Joel, Juanjo, Dani, José Antonio y José Manuel.
Nos dirigimos a la salida y ya estaba todo el carril lleno de gente y los acceso con más gente aún intentando entrar. Adam, José Manuel y yo saltamos la valla para poder salir a tiempo.

Salida a las 8:45 los primeros, el resto va saliendo progresivamente.
Adam había entrenado, como yo, para bajar a 1:45, como no había liebre de 1:45, Adam siguió a la de 1:40, con lo que sólo le vi la espalda unos segundos.
José iba a acabar, con lo que me venía bien para no pasarme de ritmo y acabarla. También me dejó atrás nada más empezar, los 2-3 primeros kilómetros los quería hacer a 6min para calentar bien.

He salido muy suave y muy pendiente de la rodilla, tal vez demasiado.
Antes del primer kilómetro noté alguna molestia en la rodilla derecha, curiosamente la contraria que en teoría estaba lesionada.
Al kilómetro y medio ya estaba caliente y sin molestias, aunque en ese momento noté un principio de flato, producto de no controlar la respiración.

Antes de llegar al km 2, me volví a encontrar con José.
Sin molestias, controlando la respiración y a ritmo de 5:40 llegamos al primer avituallamiento, pasado el km 5.
Con el barullo de coger una botella de agua me volví a quedar sólo.
Tal como me temía, empecé a correr a ritmo cercano a los 5min y sabía que la rodilla no me aguantaría.

Corrí unos kilómetros solo muy pendiente de mantener un ritmo suave para no sobrecargarme y que me permitiera acabar en menos de 2h.
Sobre el km 8 me encontré con 2 corredores.
“tu tira yo ya llegaré”
“no te dejaré solo”

A mí me vino como anillo al dedo. “Yo me quedo con él, tu sigue”
Así puede correr 5km más a ritmo suave.
Al pasar por el km 10 vi un 57 en mi reloj, el ritmo justo para bajar de las 2h, pero empezaba a tener molestias en las dos rodillas.

En el Km 13 volvía a estar sólo.
Las molestias en las rodillas ya eran dolor, en la inserción de la rodilla del cuádriceps lateral exterior, me dolía en cada pisada.
No sabía si conseguiría llegar, eran 8km con dolor y no estaba dispuesto a hacer más de 2h, así que no bajé el ritmo de 5:40.

En el km 16 los pinchazos en las dos rodillas ya eran considerables y pensé en retirarme.
Después de 3/4 de carrera no parecía el momento de retirarme, un esfuerzo más y llegaba.
Probé técnicas mentales para tolerar mejor el dolor y conseguí que funcionaran a ratos, pero no era suficiente.
Fueron 30 min de sufrimiento (se me entrecorta la respiración ahora recordándolo).

A partir del km 18 la rodilla se me doblaba del dolor.
Volví a plantearme la retirada y ganó el NO, si había llegado hasta allí no era para retirarme.
El problema es que no podía bajar más el ritmo ya iba a 6 min y el km 18 lo pasé cercano a 1h:42. Así que 3km en 18 minutos para llegar por debajo de las 2h.

El último kilómetro lo hice dándolo todo, que con el dolor suponía mantener el ritmo de 6 minutos. Forzaba las sonrisa por el extra químico que produce, pero la respiración ya era entrecortada con ganas de llorar.

Final de la ciutadella, curva a la derecha y ya podía ver las puertas hinchables que marcaban la meta. En el reloj 1:59:00 o esprintaba o no llegaba por debajo de las 2h.
Al final 1:59:56, con lágrimas en los ojos del dolor y de la emoción de haber aguantado hasta el final.

El reloj lo paré cuando llegué al puesto de la cruz roja pasada la llegada, para que me pusieran un poco de voltarem y me dieran una palmadita en la espalda.
http://connect.garmin.com/activity/152882761

Cuando rompí a llorar fue cuando abracé a mi mujer que me esperaba a la salida, ella que me apoya en todo y me anima en cada carrera.
Ha valido la pena, superarse y aguantar hasta el final; para acabar un Iron Man necesitaré saber sufrir.
La verdad que me siento muy satisfecho ahora mismo.

Los compañeros.
Andoni: 1:36 que le permitirá un buen dorsal en la Behobia 2012.
Adam: 1:40 objetivo cumplido
Con pique final entre ellos tres:
Joel: 2:03
José Antonio: 2:03
Dani: 2:04
Juanjo: 2:06
Jose Manuel: 2:10

Share