Crónica Mitja Marató Tossa de Mar

La misma semana que me ha picado la motivación de hacer una ultratrail, se produce mi primer DNF.

Podía parecer que era crónica de un DNF (do not finish) anunciado.
Inicialmente iba a hacer esta medio matarón acompañado por un amigo, que finalmente cursó una baja.
Luego se adjunto mi mujer a hacer los 10km de Tossa que compartirán parte del recorrido.
Sin ganas de correr sólo, ya tenía decidido correr con mi mujer y luego si estaba con ganas acabar la media maratón.
Si me preguntan el lunes, tenía claro abandonar a los 10km acabando con mi mujer.
Durante la semana me picó la motivación de hacer una ultratrail y esta media maratón me vendría muy bien para endurecer piernas.
Así que el miércoles tenía claro correr con mi mujer y luego continuar, sólo acabar sin importar el tiempo.

Acababa el viernes con dolor en la rodilla por el golpe recibido jugando a fútbol el viernes anterior. He de reconocer que era un dolor superficial y no notaba nada muscular, así que sentir más el dolor podía ser producto de los nervios. Hice ejercicio en el agua para activar la piernas sin carga por impacto.
El sábado fuimos a recoger dorsal, la bolsa del corredor (una camiseta y mucha propaganda). Comprobando el recorrido, vimos que la separación entre el recorrido de 10km y la media maratón, era en el kilómetro 8. Me surgieron dudas de hacer la media al tener que dejar sola a Irene los últimos kilómetros.
La noche del sábado la dormí fatal. Estaba nervioso y mi cabeza no paraba de hacer planes, para la ultra trail, si hacer este año un medio Ironman sin objetivo de tiempo, y planes de entrenamiento. Cuando cogí el sueño me despertó un mosquito. Con suerte dormí 5 horas seguidas.

El domingo ya estaba despierto antes de que sonara el despertador y a pesar de dormir mal no tenía sueño.
La carrera empezaba a las 10h, así que pude desayunar tranquilamente a las 8h. Desayuno a base de fruta, glucosa y agua.
Me salté el ritual de tomar un redbull una hora antes de empezar, no tenía intención de empezar fuerte.


Calentamiento sólo a base de estiramientos suaves, la intención era correr suave.
9:50 ya estábamos en el carril de salida, Irene emocionada con ganas de salir y yo con cara de tensión (la verdad es que yo me siento relajado, pero mi cara muestra los nervios que conscientemente ignoro).

Unos 1000 participantes en total, estábamos colocados más bien hacia delante.
10:00 bocina de salida. El ritmo que tenía pensado para Irene 7min/km, para hacer los 10km en 1h10′.

Al salir no paraba de pasarnos gente y trabajo me costó que Irene no se dejara llevar, tenía muy claro el ritmo al que aguantaría bien y en todo caso ya apretaríamos al final.
En el km 2, ya éramos los primeros del grupo de cola.
A partir del km 4 empezamos a pasar gente que flaqueaba y no pude contener a Irene. Iba a ritmo de “va que cogemos a esos”, “esa chica nos pasó antes” y así varios participantes. A pesar de ir un paso por detrás de ella para que aflojara, corrimos los 3 kilómetros siguientes a ritmo de 6:25.

En el km 7 estaba el avituallamiento, yo cogí el agua para refrescarme, Irene ya tenia su agua y no cogió nada. A esta altura de carrera yo ya era consciente que algo no iba bien, me dolía la planta del pie izquierdo y quedaba mucho por correr (en este punto aun quería hacer la media maratón).
Por suerte para mi en el km 7,5 había una de las subidas fuertes del recorrido, Irene preferia hacerla caminando para que no se le cargaran los gemelos y llevávamos suficiente adelanto sobre el tiempo objetivo. Para mi también fue bien porque ya sentía pinchazo en la rodilla izquierda y me molestaba incluso caminando, aquí ya empezaba a mentalizarme de que no podía hacer la media maratón.
El km 8 se acababa la subida y se separaba el recorrido de media maratón y 10km, ya tenía claro que no acababa los 21 km ni de casualidad, así que bajé con Irene para acabar los 10 km con ella.

Cual fue mi sorpresa cuando al final de la bajada, el pinchazo de la rodilla ya era dolor. Ya había abandonado la media maratón, no me venia de hacer kilómetro y medio menos.
Lo que no quería era dejar a Irene sola. Se lo explique, le di el reloja para que ella misma lo parara al llegar a meta y la dejé sola poco más de un kilómetro.

Hizo el último kilómetro en 6:04 y tal como me lo explicó ella frenó un poco porque estaba atrapando gente que nos había adelantado.
Su tiempo 1:08:39

El recorrido:
http://connect.garmin.com/activity/178202922

Mi tiempo:
DNF
Lo bueno es que supe parar a tiempo.
Hoy lunes solo me molesta un poco la rodilla izquierda y no creo que tenga problema en poder correr la Triatlón de Castelldefels el próximo domingo 20/05/12.

Share

Un pensamiento en “Crónica Mitja Marató Tossa de Mar

  1. Pingback: Resumen 1ª temporada (parte 2/3). Valoración de las competiciones. | Reto Coaching

Deja un comentario