Crónica Sant Silvestre Barcelonesa

Empezaré mi crónica el día antes, el viernes 30.

Debería haber descansado y no consumir energía, pero esta carrera no era el final, era parte del entrenamiento. Así que fui a hacer un poco de pesas del tronco superior y unos pocos abdominales para mejorar nadando.

El mismo viernes fui a cenar con mi mujer y de 22h a 00h spa y masaje relajante, así que volvíamos sobre las 00:30 a casa.
Ya en el camino de vuelta tenía sensación de antojo de comida China ¿?
Cuando llegué a casa no pude resistirlo, tenía hambre y me preparé unos fideos. Sí, a la una de la mañana estaba comiendo unos fideos, más carbohidrato para mi cuerpo, que me lo estaba pidiendo.
Nota mental:
Es importante saber escuchar el cuerpo y distinguir qué nos pide.

Sábado 31, dormí hasta aburrir la cama. No había riesgo de llegar adormilado a la carrera, ya que era por la tarde.
Desayuno, bocadillo de jamón y café con leche para empezar a activar el organismo.
Sin olvidarme de hidratarme mucho. Dos, tres días hay que estar muy pendiente de beber suficiente agua, la referencia es orinar transparente.

A la hora de comer ya empezaba a estar nervioso, así que me puse a hacer la comida para distraerme un poco. Tallarines al huevo con setas y pollo a la plancha, carbohidrato y proteína antes de la carrera. A las 14:30 ya había comido y así me aseguro una digestión tranquila.

A las 16:00 ya estaba en Sant Cugat viendo un poco el ambiente. Una barrita de fructosa y un redbull una hora antes para asegurarme las reservas de glucógeno y estar bien activo.
Diez minutos antes ya estaba en la salida, preparado para correr y no era de los primeros. En el momento de la salida tendría unos 500-600 delante y unos 1600 detrás, 2200 participantes en total.
Listo para salir, mi objetivo: bajar de los 50′. Que es el ritmo que quiero mantener en la media maratón.

En el momento de la salida utilicé la misma táctica que en la triatlón, salí detrás de un corredor que me pareció que tenía un ritmo asequible y me ahorré algunos empujones.
En las rotondas y esquinas no perdoné ni un metro, con lo que conseguí correr los 10km exactos, ni un metro más.
Antes de llegar al final me encontré con otros retos a superar.
Salí a un ritmo fuerte llevado por la multitud, 4:17 el primer km. Programé el Garmin para marcarme el ritmo de 4:55 el km, así que cuando miré el reloj llevaba 50″ de ventaja sobre el ritmo marcado (que era un poco superior al objetivo para no relajarme).
Antes de llegar al 3r km mi cabeza ya estaba abandonando, difícil seguir corriendo cuando la cabeza te dice “si paras en la siguiente esquina todo recto está el coche”. Para acabar de rematarlo empezaba a sentir un poco de flato. Me centré, miré el reloj y llevaba más de 1′ de ventaja. Relajé el ritmo y empecé a pensar en el menú de noche vieja. Así conseguí llegar al km 5.
Llegada la mitad de la carrera ya empezaba a relajarme, me distraía observando a los otros corredores, unos me pasaban, a otros los pasaba.
No cometí el error de querer mantener el mismo ritmo en las subidas que en las bajadas. Lo importante es el ritmo cardiaco, en las subidas relajas un poco el ritmo y en la bajada sueltas las piernas. Las fibras musculares que trabajan en la bajada no son las mismas que en el resto de recorrido, así que en las bajadas cortas dejo que se aceleren lo que quieran.
Llegado el km 7, ya estaba totalmente relajado, sintiendo mi cuerpo y controlando el ritmo.
Controlar el ritmo y escuchar mi cuerpo para mantener el ritmo cardiaco, me permitió llegar al último km con energía para esprintar, en 4:04 hice el último.

Tiempo final 47:48.
¡ Objetivo cumplido !

Lo más importante es la recuperación, a pesar de entrar a meta por encima de 170 ppm, en el tiempo de sacarme el chip de las zapatillas, ya estaba en 120 ppm.

Ahora a seguir preparándome para la media maratón.

Share

2 pensamientos en “Crónica Sant Silvestre Barcelonesa

  1. Pingback: Resumen entreno semana 4 | Reto Coaching

  2. Pingback: Resumen 1ª temporada (parte 2/3). Valoración de las competiciones. | Reto Coaching

Deja un comentario