Decisión y preparación de la Half Challenge Barcelona-Maresme 2013

La decisión de afrontar esta prueba de media distancia la tomé a principios de agosto de este año. Necesité un par de semanas para tomar una decisión en la que el reto supusiera un equilibrio entre ganas, ilusión, posibilidades y dificultad. Las ganas y la ilusión son imprescindibles para llevar adelante un reto, es necesario vigilar que esas ganas no lleven a emprender  un reto por encima de tus propias posibilidades. La dificultad conviene que sea suficiente para mantener la tensión y el esfuerzo en el reto. Dejarse guiar sólo por la ilusión, nos puede llevar a una desmotivación o desánimo si descubrimos que tenemos más que aprender que tiempo para aprenderlo. Un reto de algo que resulte muy asequible puede producir un cierto aburrimiento por falta de motivación. Este equilibrio depende de cada uno y sólo uno mismo es capaz de encontrarlo.

A finales de julio, después de la Wild Wolf Barcelona (triatlón sprint), tenía muy buenas sensaciones y ya estaba pensando en una primera medio Ironman. Busqué competiciones de esa distancia para finales de septiembre, octubre y encontré tres que podían encajar.
Comencé a cuadrar mi calendario para ver si encajaban 16 semanas de entrenamiento específico antes de cada una de las pruebas.
Buscando cuadrar el entreno, fui consciente que estaba planteando una media Ironman sin haber corrido una distancia olímpica. Ya tenía decidido hacer la Garmin olímpica, pero por fechas quedaba justo entre medio de las opciones de media distancia, así que busqué alguna más. Valencia a principios de septiembre y Tossa de Mar que en principio no me encajaba la fecha.
Con la triatlón de Valencia en el calendario, quedaba justificado haber disputado una distancia olímpica, antes de una media distancia.
Ya en la segunda semana, mientras organizaba el entrenamiento necesario para afrontar una media distancia con garantías, me di cuenta que algo no encajaba.
Tenía que sacrificar mucho las vacaciones de verano para poder entrenar suficiente.
No había disputado ninguna distancia olímpica. Quería pasar de correr una prueba de 1h30 a una de 6h.
Mi prueba más larga de resistencia era una media maratón, poco más que una sprint.
Me estaba embarcando en un viaje con muchas ganas y poco conocimiento. Ésto podía llevarme a no disfrutarlo o pasarlo mal, así que descarté un medio Ironman antes de finalizar el 2012.
La Half Challenge ya me rondaba por la cabeza y en 2012 se disputó en mayo, así que podía acabar la temporada en la Garmin, descansar y empezar a preparar la Half Challenge.

El planteamiento para la Half Challenge  empezó en agosto.
Quería disputar al menos dos triatlones olímpicas, como Valencia no pudo ser, fueron Tossa y la Garmin.
Busqué una travesía a nado para probarme con más metros de natación en mar abierto.
Empecé a buscar y leer información de entrenamientos y estructura de los mismos, cómo distribuirlos de cara a una fecha en concreto, a qué le daba importancia en cada momento y más información que me ha ayudado a preparar este reto.

No ha sido hasta octubre; una vez acabada la Garmin y aprovechando las dos semanas de descanso, que he ordenado todos la ideas.
Teniendo en cuenta que me conviene acumular muchas horas de bici y prestar atención a mis gemelos que tienden a sobrecargarse con facilidad, he planificado una preparación de 28 semanas, partidas en 7 bloques de 4 semanas cada uno. Tengo intención de intentar acabar cada bloque con una competición, para mantener la tensión en pequeños objetivos y asegurarme mantener la tensión.
Los dos primeros bloques estarán centrados en buscar fondo de resistencia, con una intensidad moderada, más cantidad que intensidad. El primero, con más importancia en la natación, que acabará con una travesía a las Illas Medas. El segundo, con más atención en la carrera para acabar con una San Silvestre.
Los tres siguientes bloques, del tercero al quinto, serán de carga, intentando mantener la cantidad y aumentando la intensidad. El tercero, será de sólo 3 semanas, con más atención en la bici y con previsión de acabar con una duatló de montaña. El cuarto bloque, será carga de carrera para acabar con la media maratón de Barcelona. Y el quinto, con carga de natación y precompetitivo de carrera, para acabar con la maratón de Barcelona. Después de la maratón he previsto poder hacer una semana de recuperación/descanso activo, para desconectar un poco y cargarme mentalmente.
Los dos últimos bloques los dedicaré a precompetitivo, más pendiente de entrenar mi cuerpo a las transiciones, a memorizar el ritmo y con algún entreno de alta intensidad para conseguir el punto de forma el 16 de mayo. En estas 8 semanas intentaré hacer alguna triatlón, de momento, lo que he encontrado es distancia sprint.
Resumen:
1r bloque : base , atención natación
2º bloque : base , preparación run San silvestre
3r bloque : carga bici
4º bloque : carga carrera
5º bloque : carga natación y precometitivo carrera
6º bloque : precompetitivo transiciones
7º bloque – Precompetitivo intesidad buscando el máximo de forma.

Mi calendario provisional de competiciones con algunas confirmadas es éste:
– Nedaelmon Illes Medes (travesía 3000m)  2/12/2012  “inscrito”
– San Silvestre Vallecana (carrera de 10km) 31/12/2012 “esperando a que abran inscripciones”
– Duatló de muntanya Ódena (duatlón de montaña) 20/01/2013 “probable”
– Duatlón de carretera de Granollers en Montmeló  10/02/2013 “probable”
– Media Maratón de Barcelona (carrera de 21km) 17/02/2013 “inscrito”
– Maratón de Barcelona (carrera de 42km) 17/03/2013 “inscrito”
- Fasttriatlon Castelldefels (triatlón sprint)  20/04/2013 “opción”
- Short Trail Barcelona (trail de 22km 900mD+) “opción”
– Triatló de Blanes (triatlón sprint) 28/04/2013 
“opción”
- Half Challenge Barcelona-Maresme 16/05/2013 “inscrito” 

 

Share

Deja un comentario