Entreno -natación- 30/11/11

Hora 7:00
Intención 1500m 45 min

De buena mañana.
He desayunado un bocadillito de pavo mientras miraba los goles del barça ayer en las noticias, he cogido la bolsita mini para ir sólo a piscina y con las legañas me he dirigido al gimnasio.

La primera en la frente.
Bolsita mini, tan mini que no he cogido las zapatillas de goma. Momento de ¿me vuelvo a casa a la cama, a buscar las zapatillas o me voy al trabajo a abrir?
Ni una, ni otra, descalzo y luego ya frotaré bien los pies en la ducha y bien sequitos con talco (que eso no me lo he dejado).

Parece que la gente no ha visto nunca nadie descalzo por el gimnasio, ¿miro yo mal a los que van con las mallas ajustadas como si fueran a interpretar el baile de los cisnes?

Hoy por fin he nadado de forma bastante natural cogiendo aire por los dos lados.
Sí, hasta no hace mucho sólo sacaba la cabeza por la derecha.
Leí la recomendación de respirar cada 3 brazadas y pensé: “¿cómo?
¿Qué tengo que hacer 1 brazada con la izquierda y dos con la derecha?”
Más bien ir sacando la cabeza una vez por cada lado.
Me tendríais que haber visto los primeros días sacando la cabeza por la izquierda. Yo creía que me ahogaba y las abuelas de los carriles contiguos también, es que hasta me alargaban el brazo para ayudarme. Pensaban “pobrecito es el primer día que va a una piscina”
Había inventado un estilo nuevo, respiraba 1 vez, 3 brazadas, un traguito de agua, 3 brazadas, una bocanada de aire que tenía que durar 6, todo eso con un movimiento entre espasmo respiratorio y calambrazo en el brazo, cada vez que intentaba sincronizar cabeza y brazo. Es que me pegaba con mi propio brazo…
¡Todo un espectáculo!
Aprender a respirar por la izquierda está bien.
Cuando aprendáis los que no sabéis, como yo hasta hace dos días, recordad: “el músculo del cuello que controla la rotación a la izquierda, no es el mismo que para rotar a la derecha”.
Llevo todo el día con el lado izquierdo agarrotado, como si tuviera una tortícolis de caballo….

Otro apunte, evidente tal vez, pero hay que acordarse es desayunar después de entrenar, por mucho que el desayuno sea suave y sólo vayáis a nadar un poco.
Yo hoy he desayunado antes y durante el entreno. A partir de los 800m, 40 largos de la bañera a la que llaman piscina, tenía otra vez el bocadillo en la boca.
Explico esto porque es mi excusa para acabar el entreno 20 piscinas después, 1200m. Algo menos de la intención inicial.

Moraleja: Hay que saber parar antes de lo planificado, un corte de digestión me podría haber afectado al entreno de mañana, sin tener en cuenta el mal rato y día que habría pasado.

Share

Deja un comentario