Half Challenge Bcn-Maresme 2013

Empezaré por el final, que es lo que me hace más ilusión contar.

¡¡Ya soy Finisher de una medio IronMan!!

6:33:06 (el crono que se ve, es de los elite que salieron 15 minutos antes que mi grupo).

Esto no lo habría conseguido sin el apoyo de mi mujer, que me acompaña a las pruebas, me aguanta mis nervios, me ayuda con todos los preparativos y acepta las muchas horas de entreno que suponen. También gracias a muchos amigos que me han dado ánimos, me han acompañado en entrenos y competiciones, me han enviado información que me podía ayudar en los entrenos o en la prueba y sobre todo, que han creído en mi.
¡Gracias a todos!

Ahora si os cuento como fue la Half.

El sábado por la mañana ya estábamos en Calella. Briefing por la mañana para aclarar dudas y dejar bici y bolsas en boxes por la tarde.
El sábado el mar estaba realmente picado, alguna ola asustaba un poco, pero la corriente era a favor e hizo que no me preocupara en exceso. Para el domingo la previsión de viento y mar mejoraba.

5:00 h sonaba el despertador y bajaba a desayunar en el hotel. El buffet del desayuno estaba abarrotado de triatletas y acompañantes, seguro que más que a las 8:00 h.
Al dejar la bici el sábado por la tarde, el domingo por la mañana solo tenía que preocuparme de ponerme el neopreno y dirigirme a la salida.

Salíamos en olas cada 3 minutos, primero los elite masculinos y diferentes categorías hasta llegar a los Open 18-34 con los que salía yo.

El mar seguía algo picado, aunque menos que el sábado y yo tenía muy claro que no me iba a pelear con el mar ni a hacer metros de más.
Nadando en medio de todo el barullo conseguí llegar a la primera boya (200m) sin ningún golpe significativo, y buscando siempre llevar gente delante que me abriera el camino. Pasada la primera boya se dispersaba la gente y yo me puse detrás de un grupo, me di cuenta que se estaban desviando hacia la playa llevados por la corriente, así que levanté la cabeza y rectifiqué mi rumbo, nadando solo hasta la segunda boya (700m). Pasada ésta, intenté seguir algún grupo pero curiosamente el pelotón se abría, unos por la derecha, otros por la izquierda, unos pocos y yo por el centro en linea recta hacia la siguiente boya. Tercera boya (1200m) yo ya iba pensando en girar hacia la playa, hasta el momento no había pensado que distancia indicaba cada boya (1ª 200m marcaba el giro y cada 500m, 700, 1200, 1700 y la última indicaba el giro hacia la playa otros 200m, 1900m en total). La reflexión y recordar qué indicaba cada boya, hizo que de la tercera a la cuarta se mi hiciera la distancia más corta. Giro y hacia la playa, con cuidado por las olas al salir del agua.

En 39:49 , el 452. Un tiempazo para mi.

Como empieza a ser habitual en mi, hice una transición rapidísima, 10:18. Tiempo para dejar el mono limpio, darme una ducha, secarme bien y cambiarme.
Lo peor de todo es que no hice nada de eso, cogí mi bolsa de bici del 1486 (mi dorsal), me cambié más o menos lento dentro lo normal y al dejar la bolsa en el 1484.. ¡Me falta la bolsa de correr! Busqué un oficial de carrera, se lo explico, viene hasta el colgador, yo le explicaba “cuando he llegado estaba, alguien se ha tenido que confundir ahora” Se lo va a contar a otro oficial y entonces… levanta la mirada a mi casco y… “tu dorsal es el 1486″ miro mi bolsa que también lleva el dorsal… “pues si, perdona, serán los nervios de la carrera, lo siento”.


En la bici lo tenia claro, coger mi ritmo y llegar con algo de fuerzas para salir a correr. Lo bueno que tiene el hecho de no estar permitido el drafting (ir a rueda), es que es más difícil que te dejes llevar por un ritmo que no es el tuyo.
Una parte del circuito ya la había hecho en una cicloturista este mismo año, sabía que las subidas no era excesivamente duras, pero si largas y constantes. Por eso, era aun más importante subir a mi ritmo.
La primera subida sin nada en particular, como es habitual me adelanta más gente de la que adelanto yo. Luego en la bajada disfruto bajando rápido. La bajada del primer puerto no era muy técnica y se llegaban a formar grupitos, que hacían que eso pareciera una olímpica.
El segundo puerto ya era más largo, este si que lo había hecho completo y recordaba el recorrido. Parada técnica a vaciar la vejiga al inicio de las rampas y para arriba a mi ritmo. De nuevo, me iban pasando bastantes más de los que adelantaba yo. Entonces recordé todos los que me habían enviado whatsapps de ánimos, Adam, Joel, Uri, Dani, Nacho, Ivan, Pali, Dario, y los llevaba allí conmigo animándome, hasta que me di cuenta… “¡Bajaos todos de la bici, que aquí solo pedalea uno!”. Como disfruté la bajada. Los primeros 3 kilómetros eran muy técnicos y aunque me hicieron un poco de tapón al inicio, iba pegando voces para que me oyeran llegar “¡Por la izquierda!” “¡Interiór!” , ni conté los que llegué a adelantar, más de diez seguro.
El tercer puerto también lo conocía y como ya me pasó la primera vez se me hizo más largo de lo que es. Viene precedido de mucho falso llano y en la bajada no había descansado. Al final son poco más de 3 kilómetros de rampas no muy fuertes y ya bajada  hasta Calella. El primer tramo de bajada más técnico, si que apreté el ritmo, luego ya empecé a dosificar y a relajar las piernas pensando en la media maratón que me quedaba.
3:29:19, 90km 1290mD+ a 26km/h de media.

Transición normal sin incidencias y recordando que mi dorsal era el 1486.
2:06

“Sólo” quedaba correr la media maratón.
Este mismo año la corrido en 1h35′ a ritmo de 4:30 y se que a ritmo de 5:00 la puedo correr si problemas.
Fui prudente, me planté empezar a ritmo de 5:30 y pasado el km 10 ya valoraría si apretaba más. “De ilusiones vive el hombre”. Los dos gemelos me avisaron, con un suave y agudo dolor, que así no acababa la primera vuelta.
Plan B, buscar el ritmo que las molestias musculares no llegaran a ser dolor.

Supongo que sera por el hecho de bajar de la bici, pero los primeros kilómetros me dolía todo. Ahora me pincha el glúteo, ahora la lumbar, que si el isquio, que si el tobillo.
Pasados estos kilómetros de adaptación, el dolor era solo en mi tobilllo derecho, que tanto he cuidado las últimas semanas, él marco el ritmo en que el dolor no fuera a más. Así fueron pasando los kilómetros, recordando las bajadas, hablando con otros corredores, fijándome en el publico, lo que fuera para distraer la mente.
En el kilómetro 16, 6h de carrera encontré mi muro, se me acabó la gasolina, estaba fundido, mis piernas no querían correr más y no era por dolor de ningún tipo, sencillamente me había quedado sin pilas. Lo único que me repetía era “sigue trotando al ritmo que sea, pero no te pares porque no vuelves a arrancar”. Por suerte en cuanto vi el cartel del kilómetro 19, mi cuerpo abrió la llave de la reserva y corrí a ritmo más rápido que el resto de la carrera.
2:12:34 , agotado y feliz por lo que acaba de conseguir.

Esta es la primera y no será la última, ya que aunque hoy tengo todo el cuerpo entumecido y cansado, me siento ligero por la felicidad de haberlo conseguido.

Los tiempos oficiales se pueden consultar en la web de la Challenge.
http://www.challenge-barcelona.es/es/page/Resultados/13  OPEN MEN
Yo estoy en la página 14, puesto 777.

Mas fotos.

En garmin connect.

Share

Un pensamiento en “Half Challenge Bcn-Maresme 2013

  1. Pingback: Mi primer Iron Man: Challenge Barcelona-Maresme 06.10.13 | Reto Coaching

Deja un comentario