Herramienta de coaching (crecer en tres dimensiones -3d Grow-)

Crecer.
¿Crecer hacia dónde?

Cuando se habla de crecimiento personal se enfoca todo hacia algo muy interior y no hay que perder de vista que vivimos rodeados de gente.

Realmente, si cambias tú cambia todo, así que todo depende de tí.
La cuestión es: ¿Qué cambiar?

No a todo el mundo le sirve lo mismo, ni está en el mismo punto, ni tiene los mismos valores.
A un niño que no anda no le enseñarás a correr, ni algoritmos a otro que no sabe escribir.
En mi opinión, el secreto está en el equilibro.

Para empezar propongo una simple pirámide, con tres conceptos fáciles de entender:
– Riqueza
– Respeto (por los demás)
– Felicidad

Hay formas de exponerlo más profundas como podrían ser: mente, corazón y espíritu, depende de tu manera de ver las cosas y el significado que tengan para ti esas palabras.

Puede parecer contradictorio poner riqueza hablando de crecimiento personal. Para aquellos que no viven en un monasterio budista o modos de vida similares, sin dinero no es posible vivir.
Cada uno tendrá unas necesidades distintas y no seré yo quien valore las necesidades de otra persona con sus propias circunstancias.

Cuando hago referencia al Respeto, me refiero el nivel de respeto o tolerancia que tienes por los demás. Qué capacidad tienes para entender las motivaciones y creencias de otro sin tener la necesidad de compartirlas o convencerle de las tuyas.
No es conformismo, es entender que, para un mismo objeto hay tantas representaciones como observadores.
Cuanto antes aceptes la realidad, antes dejas de sufrir por lo que no es.

La Felicidad es un concepto muy amplio difícil de dar una sola definición.
Lo importante es que valores lo que es para ti la felicidad, cuantas veces al día sonríes, te ríes, haces algo divertido, acabas de hacer algo y te sientes satisfecho, te vas a dormir con la conciencia tranquila, el nivel de tus preocupaciones o lo que represente felicidad para ti.

Intenta preguntarte a qué nivel estás en cada una.
El valor máximo lo determinas tú y es importante que no te engañes a ti mismo poniendo lo que crees que tendría que ser.

Dibuja tu triángulo para que te ayude una representación gráfica.
Un triángulo equilátero sería el máximo de todo, eso no quiere decir que tu triángulo tenga que ser así, tú decides cual es tu equilibrio.

;

Para saber por dónde empezar a trabajar, hazte las siguientes preguntas:
De nuevo se sincero contigo mismo, las respuestas no se las vas a dar a nadie y te servirán para saber hacia donde necesitas ir.

- ¿Si aumento mi Riqueza cómo afectará al Respeto y a la Felicidad?
En la sociedad en la que vivimos con un alto índice de consumismo, se sincero a la hora de distinguir, qué es necesidad y qué oculta otra necesidad.
Alguien que no tiene dinero para comer o siempre llega justo a final de mes, su Felicidad se puede ver condicionada por estas preocupaciones o su Respeto se ve condicionado por el estrés que le genera esta situación

- ¿Si aumento mi Respeto por los demás cómo afectará a la Riqueza y Felicidad?
Una mayor tolerancia o comprensión te pueden proporcionar oportunidades que antes dejabas escapar o sencillamente no veías y la Felicidad puede aumentar disfrutando o valorando momentos a los que antes de enfrentabas.

- ¿Si aumento mi Felicidad cómo afectará a la Riqueza y al Respeto?
Siendo más feliz puede que te permita tener más Respeto por los demás, afrontar los proyectos con más seguridad o sencillamente quitarle importancia a la Riqueza (si bajas el punto máximo tu punto actual estará más cercano).
Una vez detectada qué dimensión influye más en las otras dos, podrás empezar a cambiar en la dirección que más lo necesitas.
Saber qué hacer ya depende de una reflexión más profundo, en la que un Coach te puede ayudar, depende de ti.

Al igual que tú, tus dimensiones irán evolucionando y dentro de un tiempo puede cambiar la influencia y la importancia de estas.

Un detalle.
Cuando has dibujado tu triángulo, ¿qué has puesto en la base?
Plantéate si tiene algún significado para ti.
Las decisiones en las que aparentemente no has pensado o no les das importancia, son en las que tu parte consciente no ha intervendio y el peso de la decisión ha recaído en el subconsciente. El subconsciente no toma decisiones sin un patrón y, aunque a veces no lo entendemos, toda decisón tiene un razonamiento que la justifica.

Share

Deja un comentario