Herramienta de Coaching. Meditación y meditación en movimiento.

La esencia del coaching, se encuentra buscando lo que realmente quieres y cómo conseguirlo.
Para encontrar lo que realmente quieres, hay que aprender a escucharse a uno mismo.
Un coach te ayuda, mediante preguntas, a que pongas luz en esas cosas que no tienes claras. A que distingas los deseos propios o los adoptados del exterior, para así tomar decisiones realmente tuyas.
Para conseguir esto, también es muy útil la meditación.

Voy a hablar de la meditación desde la experiencia propia, expresando mi opinión desde unos conocimientos básicos y con la intención de despertar la curiosidad, para que tú mismo profundices más.

El concepto de meditación no se refiere a reflexionar sobre algo.
La meditación busca la conexión de cuerpo y mente.
En general, la educación recibida se basa en el control de las situaciones mediante la mente consciente.
La intuición o “las sensaciones” no son bien vistas para tomar decisiones.
La intuición no es más que toda la información que ha captado nuestra mente inconsciente. Esto permite que, en un momento concreto, tenemos la sensación de saber algo y no saber porqué.
Se trata de liberar la mente inconsciente y reforzar sus conexiones con la mente consciente.
Esto lo podemos conseguir con la meditación.

La vida moderna suele estar más cerca del estrés que de la relajación.
Es habitual que mientras estamos haciendo una cosa la mente esté pendiente de muchas otras, llegando a impedirnos la concentración en una sola cosa. Este es un buen indicador de que nuestra mente necesita relajarse.
Esto lo podemos conseguir con la meditación.

Hay muchas maneras de meditar, todas en esencia tratan de anular la mente consciente durante el tiempo de la meditación, paralizar los pensamientos múltiples que tenemos en la cabeza y relajar la mente.

Seguro que cuando piensas en meditación, te viene a la mente unos monjes repitiendo a coro palabras que no entiendes.
Esas palabras son “mantras”, una serie de palabras que repiten en bucle y refuerzan la meditación.
Hay muchas maneras de meditar y ésa es una.

Iniciarse en la meditación.
Cualquiera puede empezar a meditar con cuatro conceptos básicos:
1.- Elige un lugar con un ambiente tranquilo, puedes ponerte música ambiental relajante, procura que sea sólo instrumental.
2.- Ponte en una posición cómoda.
3.- Respira profundamente con el estómago (siente como el aire infla y desinfla la zona abdominal), inspira por la nariz y expira, sin bufar, por la boca.
4.- Mantén la mente en blanco. Para conseguirlo puedes simplemente contar tranquilamente del 1 al 10, imagínate los numero si te ayuda. Si te viene a la mente otros pensamientos, diles que los atiendes cuando acabes.

Lo más importante son los puntos 3 y 4, los dos primeros te ayudarán a conseguirlo.
De hecho, si consigues los puntos 3 y 4 en cualquier ambiente, te será mucho más fácil conseguir una meditación profunda cuando los tengas todos.

Meditación en movimiento
La meditación también se puede hacer en movimiento.

Ejercicios como el Yoga, Tahi Chi, Chi Kung y otras artes orientales. En todas ellas, se le da importancia a la respiración y la concentración se centra en el movimiento que estás haciendo.
De esta forma se consigue volver a conectar cuerpo y mente.

Otra manera, es aprovechar los días que salimos a correr para transformarlo en una meditación en movimiento.
Esta meditación no será tan profunda porque tenemos que mantener un mínimo de alerta para ver por dónde vamos y poder evitar un accidente.
A favor, tiene el hecho de conseguir relajarnos a un nivel de pulsaciones alto, lo que nos permitirá un mejor control de las situaciones en tensión.
Para conseguir meditar mientras corres solo hemos de despejar la mente, no estar pensando en el trabajo, la familia o cualquier otra cosa que nos preocupe. Nos ayudará centrar la atención en la respiración y el movimiento del cuerpo, como flexiona el tobillo,  la rodilla o la posición de los brazos.

nota mental:
En cuanto he empezado a conseguir despejar la mente corriendo, le he encontrado sentido a correr, es realmente reconfortante.

Conseguir despejar la mente no siempre es fácil, sobretodo para los que empiezan, puede costar al principio, la práctica te dará la capacidad de conseguirlo.
Puedes empezar haciendo meditación/relajación, antes de ir a dormir o en la cama mismo, siguiendo los 4 conceptos básicos. Para empezar puede ser suficiente 15 minutos.

Share

Deja un comentario