Lista de Pendientes

Esta será la primera herramienta o ejercicio que publicaré cada último fin de semana de mes.

La herramienta que os voy a explicar es de las más simples y evidentes, y por ese mismo motivo es infravalorada y poco utilizada.

Seguro que en algún momento en el que te sentías agobiado, con muchas tareas por hacer y cosas en la cabeza, has recurrido a hacerte una lista con esas tareas para darle un orden de prioridad, y te ha permitido afrontarlo con algo más de tranquilidad y seguridad.

Es precisamente esto llevado a tu día a día habitual.

Si ya acostumbras a llevar una agenda con tus citas o tareas, parte de los beneficios ya los estás obteniendo pero te estás quedando en la superficie.

¿Qué pones en la lista de pendientes?
Todas aquellas tareas pendientes, que puedas solucionar en una o dos acciones. No importa si son personales, laborales o familiares; todo lo que tengas en la cabeza que sabes que tienes que hacer y no haces.
Desde cambiar una bombilla (podrían ser dos acciones: comprarla y montarla) a hacer una llamada (a un familiar, al banco, compañía de luz, telefonía,…).
Si te encuentras con una tarea que suponga más de dos acciones, sepáralas y apúntalas por partes. Escribir una entrada en tu blog puede suponer varias acciones: buscar información, leerla, escribir la entrada, corregir y publicar. Podrías separarlo en: obtener información, escribir y publicar.

¿Qué haces con lo que tienes en la lista de pendientes?
Sobre todo, al principio cuando utilizas esta herramienta, para acostumbrar a nuestro cerebro elige dos tareas y ponle fecha y hora en la que las vas a hacer.
Cuando haces una de las tareas la tachas de la lista, pero no la borres hasta que estés habituado a utilizar la lista de pendientes.
Dejar las tareas tachadas tiene un efecto positivo al ver que las estás haciendo.

¿Qué beneficios te puede aportar la lista de pendientes?
Lo principal es evitar la pérdida de energía por tener tareas pendientes en tu cabeza. Esto te permitirá dedicar esa energía a lo que estás haciendo, obteniendo mejores resultados en menor tiempo.
El hecho de tener muchas cosas pendientes en la cabeza, aunque no estés pensando continuamente en ellas, ocupan espacio en tu memoria y tu subconsciente si que está pendiente de ellas.
Metáfora explicativa:
La energía que necesitas a diario la vamos a igualar al agua que bebes cada día.
Imagínate que tienes un gran depósito del que coges el agua que necesitas. Normalmente bebes 2 litros al día y al depósito le llegan 2,5 litros cada día. ¿Parece suficiente no?
Las tareas pendientes son un agujerito en el depósito, hecho con una aguja. Con el tiempo el agujerito se va haciendo más grande y se puede convertir en agujero. Estos  agujeritos y  agujeros hacen que pierdas agua del depósito.
Si no son muchos te sigue quedando suficiente agua para tu consumo diario, pero cuando acumulas muchos agujeritos o unos pocos agujeros, cada día pierdes más agua de la que repones. Primero empiezas a beber menos para que no se vacíe el depósito, limitando tus actividades a la reducción de consumo de agua. Pero si no solucionas las perdidas del depósito, puede llegar el día en el que esté vacío y no te queden fuerzas para repararlo por la deshidratación.  En esta situación es cuando te sentirás sin energía e incapaz de afrontar casi nada.
Cada tarea que apuntas a la lista es una tirita que pones sobre el agujerito, pero recuerda que el agujerito se va haciendo grande y en algún momento la tirita no será suficiente. Cuando llevas a cabo una de las tareas, es como si repararas el agujerito dejando la superficie otra vez como nueva.  Gracias a que reparas las pérdidas, cada día tiene más agua y tienes suficiente reserva para afrontar un día de mucho calor, una sesión dura de entrenamiento o podrás compartir tu agua con quien lo necesita (ojo con los ladrones de agua, que su depósito tiene tantos agujeros que dedican sus esfuerzos a conseguir el agua de otros).
Ahora traslada ese depósito de agua a un depósito de energía en tu interior.
Es tu responsabilidad el mantenimiento de tu depósito.

Llevado a la práctica.
Puedes buscarte una libreta muy pequeña en papel para llevar encima todo el día o una versión electrónica. Como el móvil ya lo llevas habitualmente encima, puedes utilizar cualquier aplicación de notas, algunas incluso tienen la opción de crear listas.
Al principio tendrás que organizarte para coger la costumbre de ir apuntando en la lista todo lo que tienes pendiente, actualízala uno o dos veces al día, busca el momento que te permita ser constante. También tendrás que ir poniendo fecha y hora para llevarlas a cabo.
Poco a poco irás cogiendo la costumbre de apuntarlas casi sin pensarlo. Tu mente se acostumbrará a que lo que hay en la lista se hace.
Cuando te des cuenta que apuntas y tachas casi sin pensarlo, notarás que eres un poco más feliz gracias a la energía extra.

Cuando ya lo tengas interiorizado, puedes hacerte listas separándolas si son del trabajo, personales o de familia. Así podrás equilibrar tu energía en las distintas áreas que sean importantes para ti.
Si un día te levantas y las paredes están llenas de listas, tal vez sería bueno que consultaras un especialista porque se te puede haber ido de las manos.

Para los más perezosos que necesitan un empujón (o una patada en el culo):
Vamos a empezar por la manera tradicional, luego ya lo llevarás al móvil.
– Coge una hoja.
– Lista al menos 10 tareas pendientes. Y no me creo que no tengas 10 tareas, piensa que cuando saques el tapón del rincón de los pendientes te faltará hoja para escribir.
No continúes hasta tener las 10.
- Escoge solo 2 tareas y apúntalas abajo, en rojo o subrayado fluorescente, que son las que vas a llevar a cabo.
– Márcate día y hora de cuando las vas a llevar a cabo. Si la tarea depende de dos acciones, márcate día y hora para la primera opción.
– Cuando hayas hecho una de las pendientes, táchala, escoge otra y ponle día y hora

Recuerda que si sientes que hay algo que no sabes cómo afrontar o desbloquear, un coach te puede ayudar contactando aquí o por email a coach@retocoaching.com .

Share

Un pensamiento en “Lista de Pendientes

  1. Pingback: Herramienta Mapas Mentales | Reto Coaching

Deja un comentario