Mi iniciación al barefoot. Semana 6. Primeras impresiones

El lunes corrí 45 minutos a ritmo alto con unas zapatillas mixtas tuneadas a drop 4.
El tobillo derecho me quedó resentido de la carrera del lunes y el miércoles hice un trote suave/paseo con unas zapatillas de transición 45 minutos.
El sábado hice 10 minutos de ejercicios de técnica.
Una vez más esta semana no me he calzado las fivefingers.

Sigo prestando mucha atención a ejercicios de core y propiocepción, para conseguir mejorar mi estabilidad y no cargar a mis tobillos con trabajo que no les pertenece.

Pasadas estas primeras semanas ya tengo mis primeras impresiones.

Pienso que hacer un proceso de transición al barefoot es básico para darte cuenta de las carencias musculares que tienes, vayas a correr descalzo, con zapatillas minimalistas o no.
Es un proceso lento, con riesgo de lesión si no se hace progresivo, que te ayuda a compensar esa carencias.
Aunque luego prefieras correr con cierta amortiguación, podrás correr con zapatillas “voladoras”, más ligeras y que te ayudarán a ir más rápido o elegir cualquiera de esas zapatillas con la coletilla “para corredores con buena técnica”.
Personalmente, creo que este aprendizaje es imprescindible para corredores de ultrafondo o incluso maratón, no tanto para menos distancia que se puede correr casi de cualquier manera con un poco de entreno y unas zapatillas más plantillas que corrijan tus carencias.

En mi caso no he acabado este proceso y me baso en mi progreso, sensaciones e intuición para decir esto.
Creo que no llegaré a ser un corredor descalzo, creo que me quedaré en calzado con poca amortiguación, poco o ningún drop y de horma ancha más “natural”, pero esto también es una intuición que ya veremos como acaba.

Share

Deja un comentario