Mi iniciación al barefoot. Semana 9. Bricomanía para bajar el drop a una zapatilla

Lunes y miércoles dos sesiones rápidas de 45′ con mis zapatilles tuneadas a drop 6 (hoy os explicaré cómo lo hice).
El sábado una sesión larga de 1h30′ con las NB MT330 (zapatillas de transición de drop 4).

Los gemelos ya no se me cargan desde la semana 7 y empezaron a cargarse los isquiotibiales, que a base de estiramientos no ha ido a más.
Sigo con el dolor de tobillo, gestionando la carga de trabajo y el descanso para que no vaya a más (de hecho voy mejorando ligeramente).
El miércoles volvieron fantasmas del pasado en forma de dolor en la fascia lata de la pierna derecha, que con estiramientos y automasaje no reaparecieron el sábado.

Complementé el entreno con sesiones de natación, de bici y de gimnasio.

Bricomanía para bajar el drop de unas zapatillas.

Esta semana os quiero explicar cómo transformé unas zapatillas que tenía abandonadas, en unas zapatillas de bajo drop.

Esta ha sido mi manera económica de comprobar cómo me adapto a menos drop, antes de experimentarlo teniendo que gastarme alrededor de 100€.
Ya llevo unos cuantos kilómetros hechos y este sistema me ha ayudado a corregir mi técnica.

¿Qué necesitaremos?
– Unas zapatillas usadas para tunear.
– Tijeras.
– Rotulador.
– Navaja o cuchillo afilado.
– Papel de lija.
– Una pequeña regla milimetrada (si queremos saber cuánto drop hemos bajado).
– Un mantel o papel de periódico para proteger la superficie donde vayamos a trabajar.

Mis zapatillas escogida son unas Nike Lunarfly 3
20131221_174937

Son unas mixtas con 16mm en antepié y 25mm en talón, con lo que tenemos una muy buena base para hacer unas zapatillas de bajo drop.

Para bajar el drop lo vamos a hacer mediante la reducción de la plantilla interior, en la que reduciremos o eliminaremos la parte del talón.
Para ello, es importante que pruebes correr con las zapatillas elegidas sin sus plantillas. De esta manera, podrás comprobar la sujeción, sobre todo del talón, que tendrás después de la modificación.

Podemos reducir o eliminar la parte trasera de la plantilla.

Inconvenientes de reducir:
– Es difícil reducir de forma uniforme toda la parte trasera de la plantilla, por lo que podrías estar creando una plantilla para pronador o supinador.
– Es más difícil saber cuántos milímetros has reducido el drop.
Ventajas de reducir:
– Aunque llegues a rebajar todo el talón, se mantendrá el perímetro de la plantilla asegurando una buena sujeción interior de la plantilla.

Inconvenientes de cortar:
- Tendrás una media plantilla que es posible que se mueva, al quedar solo sujeta por la presión lateral.
– Pierdes algo de sujeción en el talón que aporta el perímetro de la plantilla.
Ventajas de cortar:
- Te aseguras que has bajado por igual toda la superficie del talón.
– Puedes medir cuánto has reducido.
– La desventaja que supone la menor sujeción de media plantilla, es una ventaja a la hora de corregir tu técnica. El antepié ha de apoyar el impulso sin arrastrar, descalzo es muy fácil sentirlo y calzado más difícil. Con la plantilla cortada, si arrastras, la plantilla la irás desplazando hacia atrás.

Yo me decidí por cortar.20140103_192141

 

Marca la zapatilla un poco por detrás del puente de tu pié, por la parte que ya tiene el ancho del talón.
De esta manera te quedará una plantilla con la parte más ancha y estrecha al final, minimizando la posibilidad de moverse en el interior.
(puedes cortar incluso más atrás que en mi caso y luego tener más trozo para hacer el rebajado progresivo)
20140103_192539

Una vez hecho el corte puedes medir cuantos milímetros de plantilla había en esa parte.
20140103_192729

Ahora se tiene que rebajar, la parte de la plantilla que nos quedamos, para que esos milímetros se reduzcan progresivamente y no tengamos un escalón debajo del pie.
En este rebajado procuraremos hacer una pendiente uniforme de punta a punta, para evitar hacer alguna descompensación.
En mi caso recorté primero con cuchillo, tenía varios milímetros que rebajar, y luego lo pulí con lija.
Puedes aplicar lija desde el principio, es más lento y el acabado más fino.
20140103_195336

Con esto ya tendrás unas zapatillas con menos drop para poder probar cómo te sientes.

Recuerda hacer una adaptación, porque esos 3 a 5 mm que reducirás, convertirán la zapatilla en otra diferente.

 

 

Share

Deja un comentario