Mi iniciación en el barefoot. Fivefingers semana 0

Me he iniciado en el mundo del barefoot y lo he hecho con unas fivefingers Spydion LS.
fivefingers
El interés de un amigo me ha motivado a hacer un seguimiento semanal de mi evolución desde el desconocimiento hasta donde me lleven.
La intención es cada lunes publicar mis sensaciones de la semana anterior.

Como buen Coach predico con el ejemplo y he acabado calzándome estas zapatillas con dedos porque me ha salido del corazón. Se me han enlazado una serie de pensamientos y sensaciones que han desembocado en la compara de estas zapatillas y ahora me toca aprender.
Mi primera intención es utilizarlas para caminar hasta que reeduque mi musculatura, luego poder utilizarlas en caminatas por la montaña y cortas sesiones de trail, más allá no lo se aún.
Soy pronador, con plantillas, en 2 años he probado más de 10 pares de zapatillas distintas y actualmente me estoy recuperando de una tendinitis en el tobillo. No pretendo tirarlo todo y solo correr con mínimal, de momento quiero reforzar la musculatura de mi pie para que pueda correr sin lesionarme.

Me las compré el sábado y estuve paseando alrededor de 1h en total con ellas.
La primera sensación es que al abrir el dedo pequeño la base de mi antepié se hace más estable, de forma natural varía la carga de peso y no siento la caída de mi tobillo hacia dentro típica de mi pronación.
Después de esta toma de contacto, mi pie derecho que se está recuperando de una tendinitis, estaba cansado y la sensación de cansancio era en el empeine y el puente.
La tendinitis me dolió un poco el domingo.
Hoy lunes sin molestias. Con mis zapatos de diario he notado como al caminar apoyo un poco más la parte exterior de mi pie y mi tobillo no cae hacia adentro.

Para el que quiera entrar en mi cabeza explicaré mi evolución y como he acabado calzándome unas fivefingers:

De pequeño era el típico niño que el calzado le quemaba en los pies, en cuanto podía iba descalzo por cualquier sitio.
Siempre me ha gustado intentar coger con los pies lo que sea, trapos, lapices, zapatillas, … mi genética estará mas cercana al mono, no se.

De adolescente he corrido los 1.000m sobre cemento en 3:02 y los 1.500 en pista en 4:35, las dos con bambas del mercadillo.
Nadie me contó cómo tenía que correr y recuerdo correr sin apoyar el talón.
Jugaba a fútbol como cualquier crio horas y horas con cualquier calzado.
Los partidos oficiales con botas de fútbol, que con los tacos creo que el impacto es casi peor que correr descalzo.
Ninguna lesión, salvo un menisco por accidente esquiando.

Desde entonces hasta hace un par de años no he dejado de jugar a fútbol sala (con zapatillas que no tienen ninguna amortiguación), correr alguna carrera y salir en bici sin ningún objetivo concreto.
Hasta que empecé a practicar triatlón.
Como ahora me lo puedo permitir, parece que intentara comprarme aquello que no tuve de pequeño, que en realidad no necesité, y empecé a mirar reviews de zapatillas en cantidades absurdas (me podrían contratar en una tienda de runing sin problemas). Ahí empezó el problema, me creí todo lo que he leído…

El inicio lo podría poner en la preparación de la media maratón de Barcelona de 2012.
Primera carrera que me planteaba como corredor popular y me busqué unas buenas zapatillas con control de pronación.
Sufrí mi primer síndrome de cintilla iliotibial, que me supuso acabar la carrera con dolor en la rodilla. En la visita al osteopata posterior a la carrera, también detectó una fascitis plantar.

Tenía otras zapatillas con menos amortiguación, con las que seguí evolucionando como corredor popular y recuperando mi musculatura.

A principios de este año corrí el medio maratón de Barcelona con unas “voladoras”, zapatillas que sin ser minimalistas, tienen poca amortiguación, sin control de pisada y muy ligeras. Acabé cansado pero sin ninguna molestia en la cintilla.
Un mes después corrí la maratón de Barcelona, en la que me volví a calzar unas zapatillas con más amortiguación porque eran muchos kilómetoros para hacerlos con unas “voladoras”. En el kilómetro 20 molestia aguda, en el 22 dolor y solo podía trotar, aproximadamente a partir del 30 caminé para poder terminarla, de nuevo el dolor en la cintilla iliotibial.

Ante este panorama claudiqué a hacerme un estudio de la marcha y plantillas.
¿Cual fue mi sorpresa al ver que incluso descalzo taloneaba?
La podóloga me hizo ver que no solo pronaba, también deformaba el chasis de las zapatillas.
A la amortiguación le sumé una plantilla en la que la forma de mi pie tiene soporte todo el rato.
En mi caso las plantillas no han solucionado mi pronación, ni han hecho desaparecer mis dolores de la cinitilla iliotibial, como mucho los han rebajado y han aparecido sobrecargas en los tibiales.

En octubre corrí la Challenge Barcelona, triatlón de distancia Ironman, esta vez con unas zapatillas neutras bien amortiguadas y las plantillas. Acabé la maratón a un ritmo muy tranquilo (4h49′) con tan solo una molestia en el tobillo.
Después de un descanso de dos semanas empecé a correr muy suave, 15 kilómetros la primera semana y 18 la segunda. El dolor no desaparecía.
Más descanso, volvía a correr y de nuevo el dolor.
Descarga de los tibiales, entreno suave y el dolor seguía ahí.
Descanso, traumatólogo, ecografía, osteopata, resonancia.
Primer diagnóstico tendinitis de los peroneos, segundo diagnóstico sobrecarga muscular de peroneos y tendinitis peroneoastragaliano, el miércoles veremos la resonancia a ver que dice.

Mientras tanto he empezado a leer “Nacidos para correr”, un libro que ha inspirado a muchos a iniciarse en el barefoot. Lo cierto es que hacía tiempo que tenia este libro y no lo había empezado a leer hasta ahora, y ha sido uno de los detonantes de mi iniciación al barefoot, es como si hubiera sido el pegamento que ha unido todas las piezas en mi cabeza.

!Se acabó!
Reset. Que mi cuerpo vuelva a aprender lo que ya sabía y para lo que está diseñado.
De momento barefoot para caminar y reforzar la musculatura y “voladoras” para correr.

 

Share

2 pensamientos en “Mi iniciación en el barefoot. Fivefingers semana 0

  1. Hola,
    Un conejo, si de verdad quieres aprender a correr bien. Las Five son bonitas, pero no son la mejor opcion.
    Mira los cursos de reeducacion de Running de corrocomokiero.

    un saludo.

  2. Hola, llevo 7 meses y he completado mi transición, paciencia y poco a poco lo consigues, tengo las mismas fivefinger que tu, pero ahora he dado el paso a correr con huaraches y no tiene nada que ver, es lo mejor, ánimo.

Deja un comentario