NedaMarcelona 2013

Este año si, la larga de 5700m, todas las playas de Barcelona desde el mar.

El viernes por la tarde recogí el gorro, la camiseta, las pulseras identificativas y a cenar.
Una hamburguesa con “de todo”, patatas, nachos y una cerveza. Nada que ver con lo que habría comido en vísperas de un triatlón, pero era lo que me pedía el cuerpo y quién soy yo para negárselo. A las 12h estaba en la cama y no tardé en dormirme.

Sábado 7:00h, suena el despertador y a desayunar (algo justo, la prueba empezaba a las 9:05 y cumplí el desayunar mínimo 2h30′ antes del inicio de una prueba).
Visita al baño como cada mañana y una segunda visita no habitual. ¡Mi cuerpo estaba nervioso! No me sentó mal la cena, estaba impaciente por enfrentarme a los 5700m de distancia de la la NedaMarcelona larga.
En un ratito ya estaba bajando en bici hacia el hotel Wela, done se inicia esta travesía.
Llegamos temprano, alguna lancha en el mar con boyas de señalización del recorrido y ninguna otra referencia de donde salíamos concretamente. Al poco ya llegó la organización y el autobús con la mayoría de nadadores.
Todo el mundo poniéndose el neopreno, yo también. He cogido tanta práctica que en un momento lo tenía puesto y tomándomelo con calma, a diferencia del año pasado que necesité media hora para que me quedara bien puesto.

Probé la temperatura del agua y mi calentamiento se quedo en unos cuanto estiramientos dentro del agua, más para probar que tenia el neopreno bien puesto que para calentar la musculatura. Con 5700m de recorrido me podía tomar los primeros 500m de calentamiento.
Foto de grupo, la primera ola al agua a las 9:00 y ya listo para salir en 5 minutos.

El año pasado me embobé con el skyline de Barcelona y acabé nadando todo el recorrido solo, esta vez no quería tener esa sensación de soledad con más metros por delante.

Salida sin estrés, ya que es una travesía no competitiva, busqué mi sitio entre medio del pelotón y recto hacia mar abierto para girar en la primera boya y continuar paralelo a la costa.
En triatlones con el triple de participantes en el agua, con mucha más agresividad por coger el sitio, no me choco directamente con otros nadadores. Pues aquí si, nadaba por el interior relajado calentando los brazos, controlaba a la gente a lado y lado sin mirar para delante, y al llegar al giro yo seguía recto. Espero haberle dado en la pierna, porque si le he dado en el estomago o en las costillas se debe estar acordando de mi. No le he dado un manotazo o un puñetazo al estirar el brazo, no, le he dado con toda la cabeza como un ariete intentando derribar la puerta del castillo.
El mar estaba planito y se podía nadar casi como en una piscina, así que me he concentrado en nadar con el máximo de estilo posible e intentando buscar un poco de compañía, o los pies de alguien que me guiara sin tener que levantar la cabeza.
Llegaba a la boya de 1000m y antes de llegar mi Garmin ya había pitado los 1200m, guiarme por los demás sin mirar me había regalado unos 250m, así que empecé a levantar la cabeza.
Pasé la boya de 1500m algo abierto y en el 2000 había avituallamiento, así que tracé un poco de diagonal para llegar en linea recta. Me paré lo justo para que me dieran un vasito de Aquarius y seguí nadando.
Ya llevaba un rato viendo las torres Mapfre, parecía que no avanzaba, no dejé de verlas hasta casi el 3000m, cuando ya empecé a ver la torre Agbar.
A partir del 2500 o algo más, la corriente entraba lateral y te tiraba hacía la costa, cada vez que levantaba la cabeza tenía que corregir a mi derecha. Después de unos cuantos metros así corregí mi estilo, con el brazo derecho remaba recto y con el izquierdo en diagonal hacía fuera. Así conseguí ir recto y entretenido, delante mio iba un grupito haciendo eses, levantaba la cabeza estaban a mi derecha, la siguiente vez a mi izquierda.  Hasta llegar al segundo avituallamiento, en los 4000m. Aquí empezó la anécdota de la prueba.

En el avituallamiento escuché un comentario “¿Has visto la niebla? da un poco de impresión”.
¿Qué niebla? pensé yo.
Entonces levanté la cabeza y me di cuenta, venía nadando tan concentrado (casi en trance) que no me había percatado que no se podía ver más allá de la siguiente boya.
Si puedo ver la boya, para delante! y no me planteé nada más.
La niebla cada vez era más densa y al llegar a la boya de 4500m no podía ver la siguiente.  La verda es que no me puse nervioso, un padel surf a mi derecha, un cayac a mi izquierda, podía ver un pequeño pelotón de nadadores delante y con esas referencias seguí nadando.

Tiene guasa que la única boya que alargando el brazo la tocaba, fue la de 5000m en medio de la niebla. En mi Garmin llevaba 5300, había conseguido no hacer metros de más desde el primer avituallamiento. Desde este momento con cada pitido de parcial de 100m del Garmin empecé a descontar.
Al tercer pitido representaba que solo quedaban 400m y no podía ver la placa fotovoltaíca del Forum. Entonces me empecé a preocupar un poco, pero como podía ver más nadadores y algún cayac no me puse nervioso.
Una de las veces que levanté la cabeza empezaba a ver la silueta de varias lanchas, cayas y padels surf en linea cortándonos el paso. Vamos, que nos pasábamos de largo de la entrada al puerto del forum, giro de 90º para poder llegar a meta.
Los últimos metros que tendrían que haber sido 700, acabaron siendo 950 y podría haber acabado en Badalona si no es por el muro de efectivos de la organización que lo evitaron.
Luego supe que al grueso del pelotón que venía detrás lo neutralizaron en el segundo avituallamiento y salieron por la playa de Levante.

Toda una experiencia nueva nadar en la niebla.

Al llegar a meta el crono marcaba 1h44′, ese era el tiempo de la primera ola, lo que quería decir que había nadado ¡en menos de 1h40’!

¡Eso es ritmo de 1’36″/100m!
Hasta el punto en que me ha preocupado la niebla, ¡venia a ritmo de 1’32″! que casi es mi ritmo de sprint en piscina.
Todo el rato he procurado nadar relajando y aprovechando toda la brazada, curiosamente los últimos 200m que he intentado nadar más rápido, han sido los más lentos (a excepción de los metros desorientado en la niebla).
En Garmin Connect.

 

Share

Deja un comentario