NedaMarcelona con Nedaelmon (distancia 3600m)

Con la gente de Nedaelmon participé en la prueba no competitiva de NedaMarcelona, una travesía en aguas abiertas de las playas de Barcelona, concretamente en la distancia de 3600m.

La natación nunca ha sido uno de mis deportes habituales. Por eso, al empezar con las triatlones y medir mis tiempos, he observado que es donde tengo más a mejorar. Ha sido una prueba tanto física como psicológica, ya que la distancia ha sido la más larga que he nadado hasta ahora. Me aventuraba en terreno desconocido y no sabía cómo iba a responder, así que mis nervios hicieron acto de presencia.

El jueves 6 por la tarde, estuve leyendo el briefing que me mandó la organización de la prueba, ahí ya noté que no estaba precisamente tranquilo, de hecho esa noche me costó dormir.
El que no hubiera hecho un entrenamiento específico, no haber nadado nada durante la segunda quincena de agosto y tener agujetas después de que el lunes 3 nadara 1500m, reforzaba mi demonio interior que decía que no estaba preparado y conseguía ponerme nervioso, y como consecuencia, hizo que el mismo jueves practicara a ponerme el neopreno. Para los que no se han puesto nunca un neopreno de natación, son bastante ajustados y muy delicados. Ponérselo bien requiere una técnica específica, y hacerlo en casa una noche de verano, en Barcelona, supone acabar empapado de sudor.

El sábado 8 por la tarde fui a buscar el dorsal para la prueba y asistí al briefing. Solventadas algunas dudas y gracias a que se respiraba un muy buen ambiente no competitivo, me fui a casa mucho más tranquilo.
Estaba todo muy bien organizado, las olas de salida estaban repartidas de forma que los más lentos salían primero y los rápidos los últimos, para que el grupo tendiera a agruparse y fuera más fácil el control de la seguridad. El orden de salida era una recomendación, podías cambiarte de ola para poder nadar con algún amigo.
A pesar que la temperatura del agua era de 24-25º, recomendaban el neopreno por comodidad y seguridad. Se podía incluso nadar con aletas.
No había ningún premio para el primero, sencillamente eran retos personales.

La salida era el Domingo a las 10:00 desde la playa de Nova Icaria, mi ola a las 10:05.
Llegué a la playa a las 9:15 y 9:30 empecé a ponerme el neopreno.
Volvieron a aparecer los nervios: me estaba poniendo el neopreno del revés, suerte que no había subido de las rodillas. Tenía que dejar la bolsa en el guardarropía (que después trasladaban a meta) hacerme la foto de grupo antes de la salida y recién empezaba a poner un brazo; gorro, gafas y garmin sin poner aun.

En ese momento, mis nervios tomaban el control, se que visto desde fuera estaba al borde de la histeria, por eso insisto en beatificar a mi mujer por aguantarme en esos momentos.
Me tiraba al agua para calentar un poco justo antes de que saliera la primera ola. Me entraba un poco de agua en las gafas y tenerlas que ajustar mientras mi ola se ponía ya en la salida no dejaba que me relajara.

Ya con todo listo, en la salida con el resto de participantes, me relajé de golpe. Nada que ver con una triatlón. Éramos entre 30-40 personas, en las miradas había ilusión por enfrentarse a un reto y tranquilidad, sonrisas sinceras y bromas entre amigos, nada de la tensión precompetición típica de una triatlón.
El recorrido estaba marcado con boyas cada 500m, con referencia al recorrido de 5700m, así que para los que hacíamos 3600m, estaban desfasadas 100m antes, la boya de 3000m era la nuestra de 900m. Teníamos un avituallamiento marcado con globos a los 2200m.
Llevaba el garmin dentro del gorro para que no perdiera la señal de gps, olvidé poner el autolap cada 500m y lo tenía cada kilómetro, también tenía un aviso cada 30 minutos.

¡Cuenta atrás cantada por todos y al agua!
En seguida se hicieron grupitos y nadé con uno hasta la primera boya, ¡sin ni un golpe!
Pasada la primera boya ya nadaba prácticamente sólo y al poco rato ya veía los globos que marcaban el avituallamiento, cosa que me extrañó al no haber sentido el aviso del garmin del primer kilómetro. Conforme me iba acercando sonó el primer kilómetro, si había boya de 900m, no la vi. Llegué al avituallamiento que estaba cerca de una boya, entonces creía que era la de 1900, por lo que consideré que estaba en 1700m aproximadamente. Luego supe que la boya era la de 1400m y que en el avituallamiento ya había recorrido 1400m (100m de más).
Al poco me sonó el aviso de tiempo de 30min, supe que la boya no podía ser de 1900m y que había nadado alrededor de 1500m. Esto hizo que inconscientemente me pusiera algo nervioso, llevaba 30 minutos y sabía que aún me quedaba más de la mitad.
Entre los 1500 y 2000m, tuve un poco de flato muy ligero y por un instante sentí miedo; nadaba solo en aguas abiertas, el kayak más cercano estaba un poco lejos, no veía ninguna lancha. Me tranquilicé, sabía que con el neopreno se flota mucho y nadando de espaldas es fácil descansar y levantar los brazos por si necesitaba que me vinieran a ayudar, así que simplemente relajé el ritmo y el flato desapareció.
Pasados los 2000m, nadaba relajado, con la seguridad de que podía acabar la prueba y aproveché para ver el skyline de Barcelona desde mar adentro sin dejar de nadar, respirando por la izquierda más lento para poder llevar la mirada al horizonte. Impresionante, espectacular, precioso, se me ocurren muchos adjetivos. Me gustan mucho los grandes edificios modernos y en ese momento, sólo y en medio del mar, pudiendo ver las torres del litoral de Barcelona, fue una experiencia muy emocionante.
La marabunta de gente típica de una triatlón, tiene la ventaja de tener muchas referencias y es difícil desviarte mucho del camino y no era el caso de esta prueba. Estaba nadando sólo, como referencia cogí un kayak del dispositivo de seguridad y la construcción de placas solares del Fórum, donde estaba la llegada. A eso le sumamos que estaba relajado disfrutando del skyline de Barcelona y da como resultado, que cuando busqué una de las boyas de referencia..¡estaba en Cuenca! Tuve que hacer una buena diagonal para poder pasar cerca de la boya y reencontrarme con más nadadores. ¡Ya decía yo que todo ese dispositivo no podía ser solo para mí!
Pasé cerca de la boya que marcaba los 2400m, la de 1900m no la vi en ningún momento, y me dirigí a la de 2900m que era la última y marcaba el giro para entrar al puerto del Forum donde estaba la llegada. Esta parábola para evitar la boya de 1900m me costó hacer 200m de más.
Con la emoción de llegar a meta con muy buenas sensaciones adelante a varios participantes.
Salí del agua borracho y suerte que hubo muy buena mar, sino no sé si hubiera sido capaz de caminar.

Al final 1h15’ para recorrer una distancia de 3600m que gracias a mi recorrido alternativo supusieron para mí 3900m.
en garminconnect
La verdad es que salí bastante entero físicamente. Luego, pensando en distancia Iron Man, me doy cuenta que esta prueba solo sería el principio.

Con esta prueba he iniciado la recta final de mi primera temporada de triatleta. El próximo sábado día 15 triatlón olímpica de Tossa de Mar y el 7 de Octubre cierro el primer año como lo empecé, Garmin Barcelona Triatlón, esta vez en distancia olímpica.


Share

Un pensamiento en “NedaMarcelona con Nedaelmon (distancia 3600m)

  1. Pingback: Resumen 1ª temporada (parte 2/3). Valoración de las competiciones. | Reto Coaching

Deja un comentario