Resumen entreno semana 15

Lunes 12
Como la mayoría de lunes, por la tarde fui a jugar a padel.
Este lunes jugué con un poco más de intensidad hasta los 50 min, en los que ya notaba la carga en las rodillas y no quise forzar.

 nota mental:
Ahora tengo muy claro que hago deporte por diversión, por eso no fuerzo más mi cuerpo de lo que él me dice.
Hace 10 años habría apretado mucho más y me enfrentaría a mi propia resistencia, o me lesionaba de verdad o me recuperaba más fuerte.
Ahora prefiero cuidar mi cuerpo y guardarme esa capacidad de sufrimiento para días concretos en los que estoy seguro que mi cuerpo también me ayudará.

Martes 13
Piscina a medio día. Ya que no puedo correr voy a volver a coger el ritmo de la natación y de paso no pierdo capacidad pulmonar.
25 min suaves, a estilo croll y espalda.
No nado aún a braza ya que la patada de braza fuerza la articulación.

Miércoles 14
Piscina a medio día.
30 min de croll , cuidando el estilo y con dos pruebas de velocidad. 50m en 47″ y 100m en  1’50”. Lo cierto es que mejorar en el agua es lo que más me está costando.
Luego hice unos cuantos largos corriendo dentro del agua para reforzar las piernas.

Jueves 15
15 minutos de ejercicios con gomas, trabajando bíceps, tríceps, hombros y algo de dorsal.
La diferencia de trabajar con gomas respecto a las pesas está en el esfuerzo de inicio. En las pesas tienes todo el peso desde el primer momento, tiene la ventaja de trabajar la potencia y el inconveniente es forzar las articulaciones.
Con las gomas no fuerzas las articulaciones y podemos hacer trabajo excéntrico, que es sujetando la goma mientras recuperamos la posición inicial. En los excéntricos trabajan unas fibras distintas que en el levantamiento.

Viernes 16
Piscina por la tarde.
1000m combinando ejercicios de técnica y una prueba de velocidad de 200m en 3’55”, está claro que he perdido fondo en piscina, voy más lento en 200m del ritmo que había cogido en 1500m.
Luego he corrido un rato dentro del agua para seguir reforzando las piernas sin forzar la rodilla.

Sábado 17
Por la mañana, de nuevo probar  correr y ver cómo responde la rodilla.
En seguida noté molestia, pero decidí aguantar un poco. A los 3 minutos miré el reloj y estaba corriendo a ritmo de 5’/km y en seguida aflojé para no forzar.
Terminé a los 15 min, menos de 3 km, cuando la molestia empezaba a ser dolor.
Hice una buena sesión de estiramientos y me di cuenta de algo positivo: la rodilla izquierda ya no me dolía, había vuelto al dolor original de la inserción del cuádriceps derecho (si retrocede un poco más en 2 semanas estoy de nuevo a tope).

Domingo 18
No soy católico, sólo utilizo lo conocido a mi favor.
El séptimo día descansó y yo también.

 

Share

Deja un comentario