Resumen entreno semana 31 (minicrónica Pics del Montgrony)

Lunes 2
Aun recuperándome de las agujetas por la ruta de montaña del sábado pasado.
Descanso y muchos estiramientos suaves para recuperar las piernas.

Martes 3
Las agujetas persistían aun.
15′ de bici estática a baja resistencia y alta cadencia para oxigenar los cuádriceps y ayudar en la recuperación de las agujetas.
Luego sesión de yoga.

Miercoles 4
El exceso del sábado se seguía notando.
30′ de bici estática a baja resistencia y alta cadencia para oxigenar. Luego estiramientos.

Jueves 5
Las agujetas aun estaban presentes, pero más suaves.
Por la tarde decidí trabajar las piernas con una sesión suave de trail, 1h10′ de montaña.

Viernes 6
Descanso

Sábado 7
Ruta de montaña caminando en compañía de mi mujer, Irene.
Salimos desde Montgrony, cogimos un camino forestal ancho dirección Planoles y enseguida nos desviamos por un sendero.
El sendero iba al lado de un riachuelo, tapado del sol, con una vegetación digna de una escena del señor de los anillos. La pendiente era considerable y continua.
A los 1550m de altura ya salimos del bosque y la vegetación pasó a ser prado y arbustos. Desde aquí vimos un pico y creíamos que era “Costa Pubilla”, nuestra primera ascensión. El camino era campo a través, con la ayuda de algunas montañitas de piedras y la referencia del pico a la vista. La subida era realmente vertical y en cuanto me despistaba Irene se paraba, a mirar un pájaro, un arbusto o un hormiguero, con tal de coger aire cualquier excusa era buena. Al llegar arriba, el pico “Costa Pubilla” estaba detrás del que veíamos.
Una vez arriba, a 2050m de altura, las vistas eran impresionantes, el Puigmal en la sierra de enfrente y girando la cabeza a la izquierda, al fondo, entre la bruma, el Pedraforca.
Desde aquí, siguiendo el filo de los picos nos dirigimos a la “Pedrapica” pasando por “Els Llamps”. Cuando ya nos dirigíamos al tercer 2000m (Pedrapica), se giraron unas nubes negras amenazadoras. Entre el cansancio de Irene y que de la montaña no te puedes fiar ni un pelo, decidiomos bajar a buscar el camino de vuelta.
La bajada era tan vertical como la subida, siguiendo los torrentes naturales por donde baja el agua cuando llueve. Cuando ya llegábamos al camino bueno, nos encontramos con que pasaba entre medio de dos grupos de vacas. En uno de los grupos, las vacas estaban tranquilas, pero en el otro había un toro persiguiendo vacas e intentando montarlas. A Irene no le hizo ninguna gracia y nos toco buscar una ruta alternativa entre los árboles, para poder pasar desapercibidos. En un punto nos encontramos por un terraplén muy inclinado, mientras miraba por donde pasar, Irene ya estaba trepando guiada por el instinto de huir de las vacas. Es sorprendente como la necesidad es capaz de sacar nuestras mejores cualidades físicas.


Después de un rato jugando a Call of Dutty “misión pasar entre las vacas sin ser detectado”, llegamos al camino bueno, una pista forestal que nos permitió caminar a ritmo ligero y llegar a comer a las 14:30.
Al final 12,5 km 950mD+ en 4h20′ :
http://connect.garmin.com/activity/197520820

Domingo 8
Bien temprano 40’ de trail. La anécdota fue mientras corría por un sendero que ya hicimos el sábado. Escuché el gruñido de un jabalí y pensé “pobre, le he asustado”. Unas cuantas zancadas más adelante, volví a sentir el gruñido más fuerte y más cerca, ya no quedaba tan claro quién asustó a quién. Otras zancadas más y volvía a sentir el gruñido, ya estaba claro quién estaba más asustado de los dos. Dejé de correr para no hacer tanto ruido y mientras caminaba iba valorando en que árbol podía trepar y en cual no, por si fuera necesario.

Por la mañana 1h30’ de caminar por la montaña por camino suave, incluido baño en un rio, para relajar las piernas.

 

Share

Deja un comentario