Triatlón olímpica Tossa de Mar 2013

Tossa de Mar, sábado 15 de septiembre de 2013 Triatlón olímpica.
Esta es una triatlón con un circuito de bici especialmente duro, para mi es la más dura de las que he participado. Tenía la ventaja que el año pasado ya la hice y conocía el recorrido, con lo que a priori podía dosificar mejor los esfuerzos.

El año pasado fui solo, este año eramos cuatro mosqueteros.
La triatlón empezaba a las 15:00, por la mañana ya estábamos allí y recogimos dorsales, comimos y sin darnos cuenta entrábamos a dejar las cosas a boxes.

El año pasado me tomé con mucha calma el agua consciente de que la bici iba a ser dura. Este año la triatlón era un entreno de calidad, así que quería aplicarme en las tres disciplinas.

Salí delante, concentrado en hacer brazadas largas y seguir unos pies que me llevaran. En la primera boya no tuve muchos problemas, algún energúmeno que dejé pasar y hacia la segunda boya. Tampoco tuve problemas en la segunda boya lo que me hacía pensar que iba por delante del grueso del pelotón y que estaba nadando rápido. Camino de la playa mi cuerpo hizo evidente que estaba nadando muy rápido, un pinchazo de falto me dejó doblado, por unos instantes pensaba que me hundía. Me relajé, nadé unos pocos metros a braza y recuperé mi ritmo de respiración. A pesar de tener este contratiempo rebajé mi tiempo del año pasado en más de 6 minutos y es la primera triatlón olímpica que salgo del agua en menos de 30 minutos.
29’45”

Joël me pisaba los talones, 30’58”
Dani e Iván salían con poco más de 35′.

En el sector de bici empezaban mis peleas con el Garmin.
Primero me olvidó marcar el fin de la T1 y luego, cuando me lo giro para poner la pantalla en el interior de la muñeca, marco el final de la bici y estaba contando la T2.
Reinicio el reloj y lo pongo en modo bici para poder visualizar cadencia y pulsaciones. A lo que me doy cuenta que, o estaba muerto o no funcionaba el pulsómetro, como mantenía la temperatura corporal decidí que el problema era del pulsómetro.
Por problemas del sensor de cadencia/velocidad en el kilómetro 11 dejó de registrar posición. “Bien ya no tenia referencia de inicio ni final del puerto”.
Sin pulsaciones, sin saber en qué punto del recorrido estaba y el hecho de que la adrenalina de la competición aumenta mi umbral de fatiga, me ponía difícil el tema de dosificarme. Solución salomónica, pensando en la Challenge y lo que más me interesaba entrenar: llano y bajada a fondo, subida a ritmo sin agobios.
Especial mención al viento, que en los últimos 10 kilómetros de falso llano en bajada, parecían falso llano en subida.
2:14’52” mi tiempo a la entrada a boxes (T1+bici 1:45:05), 5 minutos menos que el año pasado.

Por detrás Joël 2:22’27”, Ivan 2:30’45” y Dani 2:33’34”

Por delante 9 kilómetros de carrera, como en la bici te regalan 5km y un puerto, este año han restado 1km a la carrera.
Desde el kilómetro 0 corrí con un dolor de flato en el lado izquierdo, como no lleva pulsómetro no sabía si iba muy alto, pero no tenía sensación de ir pasado. Durante los dos primeros kilómetros caminé un par de veces para respirar hondo a ver si desaparecía la molestia. Como no desapareció, dosifiqué el ritmo al que la molestia no era dolor.
Como siempre tuve momentos de malos pensamientos “¿Si voy a sufrir para hacer 9km, qué va a ser de mi en la maratón de la IronMan? No voy a poder..”. Por suerte me duran poco y encuentro un argumento para rebatirlo.

Al cruzarme con Joël le avisé de mi flato para que apretara a ver si podía recuperarme tiempo, aunque tampoco iba mucho mejor.
Como suele pasar, Dani recuperó corriendo y en esta ocasión suficiente para adelantar a Iván.

Llegué fundido al final, lo que es dosificar no dosifiqué mucho, pero las piernas no se quejaron.
3:03’28” rebajé en más de 17 minutos mi tiempo del año pasado (12 si contamos que este año había 1km menos de carrera).

Joël 3:15:43
Dani 3:23:56
Ivan 3:28:43

Este era mi último entreno de calidad antes de la Challenge Bcn-Maresme.
Con buenas sensaciones y muchas ganas de afrontar estas últimas semanas de entreno.

Share

Deja un comentario